Culebrón Sky

Los prejuicios son muy difíciles de desmontar. Cuando una persona cree en algo con firmeza es prácticamente imposible hacerle cambiar de opinión. Y ocurre a menudo en el ciclismo. Sobre todo en temas concernientes al dopaje. La verdad es que se han dado motivos de sobra para ello y la mayoría de la gente sigue pensando que en el ciclismo sigue habiendo dopaje por doquier. Pocos creen en los cambios que se han producido; algunos son objetivos, y otros, aunque, subjetivos, son muy claros. Debo ser uno de los pocos que cree en ellos. Quizás peque de ingenuidad, pero eso lo dirá el tiempo, que espero me de la razón. Si no, volveré a reconocer mi error con humildad, como lo he hecho en el pasado.

Los datos objetivos a los que me refiero como prueba de cambio, son la potencia desarrollada por los corredores, el dato VAM (velocidad media de ascensión) o, entre otros, los valores hematológicos de los ciclistas recogidos gracias al pasaporte biológico. Entre los subjetivos nombraría el propio desarrollo de las carreras, donde a diferencia del pasado (y eso se puede demostrar fácilmente con imágenes), actualmente los grupos de cabeza en momentos claves de carrera (puertos) son muchos más reducidos y los líderes están muchos más aislados, prácticamente sin compañeros de equipo, como debería de haber sido siempre. Por algo son los mejores.

Es una evidencia que el Sky rompe esa hipótesis y que por ello su manifiesta superioridad está en boca de todo el mundo y ha sido tema de análisis por este modesto blog, entre otros muchos. El artículo escrito esta semana ha sido fruto de muchas reacciones: buenas, malas, educadas, maleducadas, acusaciones infundadas, etc. Y, afortunadamente, ha habido algunas que han servido para complementar la información y otras, que me permitirán aclarar alguna duda y realizar alguna corrección al respecto. Éstas últimas me han llegado por teléfono por personas muy acreditadas en la fisiología del deporte que para mi sería un orgullo citarlas, pero como no quieren ningún tipo de protagonismo no lo voy a hacer, pero garantizo que son personas de una integridad total.

En primer lugar un lector me envió un twit preguntándome si no conocía el uso del ozono para mejorar el rendimiento. Entendí que insinuaba que el gran rendimiento del Sky se podría deber a esa práctica ilegal. La primera vez que supe de esa práctica fue cuando el cyclocrosman del Telenet-Fidea Tom Meeusen fue investigado por estar relacionado con un médico que supuestamente utilizaba el ozono para mejorar el rendimiento de sus clientes. El procedimiento es sencillo. Se extrae la sangre, se mezcla con ozono y se vuelve a refundirla. Es cierto que ésta práctica es indetectable y está prohibida, y pese a que hay quienes afirman que se mejora el rendimiento no hay ningún estudio fiable que objetive mejoras comparables a una transfusión de sangre.

Por otra parte, afirmé en el artículo que mucho se había escrito sobre el Sky pero poco se sabía. Nada más de lejos de mi intención cuestionar los métodos de entrenamiento del Sky con esa frase. La cuestión no es que los entrenamientos de los equipos sean secretos, pero tampoco están al alcance de la opinión pública y sólo quería poner de manifiesto la poca información fundamental que manejamos los periodistas para poder hacer análisis serios y concluyentes. Y resulta que el pionero método de trabajo del Sky que cito (lo leí en un medio de comunicación) no tiene nada de avanzado. Sabía que el tal Tim Kerrison utilizaba la periodización inversa en nadadores, pero leí que fue el primero en aplicarlo en el ciclismo. No es verdad. Tengo la certeza de que Lance Armstrong, Alberto Contador o Samuel Sánchez entre otros, lo han estado utilizando desde hace tiempo. Por tanto, podría ser una de las claves del rendimiento del Sky.

Por los protagonistas que se trata, se lo pongo muy fácil a aquellos que quieran anular ese argumento como fuente del gran rendimiento del Sky. Todos mencionarán que al menos dos de los citados, han dado positivo o reconocido el dopaje. Realmente lo tengo difícil, pero es sabido que el mismo tratamiento farmacológico no ofrece idéntico resultado en dos ciclistas diferentes, porque la diferencia real está en las cualidades innatas del ciclista y el uso que hace de ellas gracias al entrenamiento y demás cuidados.

Como he dicho al principio es prácticamente imposible desmontar los prejuicios en este tema, y tampoco es mi intención. El único objetivo que tengo es razonar de la forma más objetiva posible diferentes circunstancias que acontecen en el ciclismo. Sin duda que me equivoco y me equivocaré, pero pediré perdón como lo he hecho por los errores que haya podido cometer en pasado e incluso he asumido culpas sin haber cometido falta alguna en mi época de ciclista. No tengo ninguna convicción inquebrantable y si alguien ofrece pruebas contundentes de prácticas ilegales por parte de algún equipo o corredor me sumaré de inmediato a la denuncia. Mientras tanto, y aunque no ponga la mano en el fuego por nadie, creo que la gran mayoría cumplen con las normas. También el Sky.

3 opiniones en “Culebrón Sky”

  1. En el 94 Giorgio Furlan subió el Poggio un minuto más rápido de lo que se sube ahora. Parece ser que este dato para algunos supone una evidencia de que el ciclismo ha cambiado. Que yo sepa no hay prueba alguna de prácticas ilegales en Furlan y como decías en la anterior entrada “la sospecha no es suficiente para insinuar nada ilegal”, pero resulta que luego eres el primero en dudar de Furlan para defender que los de ahora van impolutos… Patético.

    Yo no creo que los tiempos hayan cambiado tanto en este sentido. Veo que vuelve Matxin, que sigue ahí Galdeano… y sinceramente, me cuesta una barbaridad confiar en esta gente y creer que los tiempos han cambiado. Puede ser que los líderes vayan con dosis menores, pero de ahí a que vayan limpios va un trecho. Digo esto porque muchos líderes son los mismos de hace unos cuantos años y es ponerse a mirar clasificaciones y echarse temblar.

  2. Quizás tenga razón en que he hecho un comentario patético en la televisión, que no en este blog, porque es cierto que no hay ninguna prueba de prácticas ilegales en el caso de Furlan. Tampoco he dicho que lo hiciera, ni lo he acusado de tal cosa, sólo he puesto como ejemplo de cambio el VAM de aquella época y ésta, que es netamente inferior en la mayoría de los casos, lo cual indica que algún cambio ha habido.

    De todas forma, perdón si he herido su sensibilidad con el comentario.

  3. Etapa 15 del Tour 2009. VAM de Contador subiendo Verbier: 6,73 W/Kg.
    ¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¿Es superman? NO….. Es la generación de un ciclismo limpísimo, el de los Tours más limpios de la historia, el del pasparte biológico que detecta absolutamente todo…

    Pero bueno, está claro que ya no es lo de antes, aunque lo que yo entiendo lo que debe ser el ciclismo limpio, todavía está bastante lejos. Por ejemplo, no se están dando pasos necesarios en apartar a la gente que ha tenido problemas con temas de dopaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *