El peso de ser el único favorito

Ser uno de los favoritos para ganar una carrera no conlleva excesivas complicaciones, ser el único favorito es un gran problema. Es la única razón por la que Peter Sagan no ganó el domingo la Milán-San Remo. Todos corrieron contra él, el ogro que todo lo puede, el único capaz de ganar en montaña, contra reloj y al esprint. Y se salieron con la suya porque Sagan gestionó mal su enorme potencial y cometió el error de querer anticiparse a todo.

El eslovaco había logrado lo más difícil, presentarse en meta en grupo reducido en el que sin duda era el más rápido. Subió el Poggio como una flecha, lo bajó como un rayo y controlo los ataques del llano con acierto y, mucho esfuerzo. Demasiado. Se empeñó en hacerlo todo en solitario. La verdad no tenía otro remedio. Cancellara no estaba dispuesto a ponerle la alfombra roja como en el Tour de Francia pasado en Seraing. Al enemigo ni agua. Los demás tenían que llegar en solitario. Con Sagan a rueda la única posibilidad era el segundo puesto. Excepto para Gerald Ciolek, que aguardaba a rebufo el típico fallo que cometen los grandes favoritos en no pocas ocasiones. Lo hizo, por poner un ejemplo claro, Tom Boonen en la edición de 2012 de la Het Nieuwsblad que le ganó Sep Vanmarcke, una tortuga al lado de él. Jamás hay que subestimar a los adversarios ni sobreestimar las propias cualidades.

Dice Oscar Freire, tres San Remo en la vitrina, que La Primavera es la carrera de la sangre fría. Sagan la tiene hirviendo. Llegado el esprint Chavanel quiso sorprender desde lejos, su única opción, pero Sagan no le permitió ni ponerse a su altura. Tensó toda su portentosa musculatura y comenzó el esprint a casi 300 metros, que para un esprint es como los 300 kilómetros que hay entre Milán y San Remo. Sin potencia para mantenerse en cabeza se le escapó la San Remo por no haber esperado a rueda de Chavanel a una distancia más corta. Perdió, pero ese error le permitirá ganar algún día esa y otras muchas carreras.

4 opiniones en “El peso de ser el único favorito”

  1. Kaixo Xabier.

    No estoy del todo de acuerdo con tu opinión. Es verdad que Sagan gastó muchas fuerzas saliendo a todos los ataques de los kilómetros finales, pero, que alternativa tenía? Si no hubiera salido a esos ataques, seguro, alguno habría llegado con unos metros de ventaja y Sagan no hubiera vencido. La única opción para el del Cannondale era salir a todos y cada uno de los ataques y esperar al sprint.

    Para mí el único error que cometió, y ahí si que estoy de acuerdo contigo, fue que empezó demasiado lejos a esprintar. Si cuando arrancó Chavanel hubiera cogido su rebufo y superado a unos 150m de la llegada la Milan-San Remo era suya. Ciolek no hubiera podido pasarlo en una ditancia del sprint “normal”.

    Aio.

  2. y creo que pesó mucho e influyeron mucho en su nerviosismo las declaraciones de Cancellara días antes.

    Aparte, Ciolek se movió muy muy bien ya desde el Poggio, saliendo cuando tenía que salir a rueda de quien tenia que salir, haciendo los esfuerzos justos y necesarios.

  3. Estimado Pedro, muchas gracias por tu mensaje. Creo que en una frase digo algo similar a lo que me indicas tu: “Se empeñó en hacerlo todo en solitario. La verdad no tenía otro remedio”.

    Por tanto, creo que estamos de acuerdo en todo, jaja.

    Saludos.

  4. Pity ya es lider de la Volta. Directo a la mandibula a los que proclamais que el ciclismo ha cambiado. Los sky comprendo que vuelen por su imnvadora preparacion cientifico-tecnico-metafisica de Tenerife, bien alejados de cualquier laboratorio autorizado, pero los eufeboys ya sabemos como se las gastan a base de rotuladores, pelas y siberias. Supongo que eso lo sabras de primera mano, o en la intimidad los osa no te hablaban de nada???

    Y luego esta Cobo que es muy debil psicologicamente. Jajajajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *