Nueva traición a la UCI

El tiempo pone a cada uno en su sitio. No hace mucho, a principios de mes, el presidente de la UCI Pat McQuaid criticó que los responsables de la empresa ASO (organizadora del Tour de Francia) estaban intentando crear una federación internacional paralela a la UCI para defender sus propios intereses. Poco antes, este blog se “hizo eco de las declaraciones de Patrice Clerc”:http://www.biolaster.com/blog-ciclismo/49 ,presidente de dicha empresa en las que venía a decir textualmente que él “respetaba a la UCI y consideraba necesaria su función reguladora como árbitro autónomo, un papel respetable y esencial”. Pues parece que este último se ha quitado definitivamente la careta en un Forum Internacional celebrado en París esta semana, a la que asistieron diferentes estamentos de ciclismo como organizadores, representantes de equipos y federaciones. La UCI declinó la invitación, porque me da a mí que aunque *oficialmente* el evento fue organizado por el Sr. Christophe Blanchard-Dignac, cabeza visible de La Francaise des Jeux, ha sido enteramente promovido por la empresa ASO con la clara intención de ningunear a la UCI.

Tras dos días de discusiones, los asistentes han firmado una “declaración para un nuevo comienzo en el ciclismo” y han solicitado su apoyo al COI, a la AMA y a diferentes gobiernos. Básicamente han decidido crear un nuevo calendario para 2009 en el que todas aquellas carreras históricas estarán encuadradas en el calendario Elite, dicen que tendrán una participación más abierta y crearán una licencia por puntos para los equipos en la que los puntos serán restados proporcionalmente a la infracción que cometan en la reglas antidopaje.

Otras fuentes, han apuntado que el objetivo prioritario es acabar con los temas de dopaje y que el baremo para los equipos será establecido por méritos éticos y deportivos para garantizarles una participación durante dos o tres años.

Este proyecto ya ha sido ofrecido a la UCI para que lo acepte y se pueda integrar a la propuesta. Si no lo hace, ellos seguirán adelante y lo organizarían bajo su propia normativa tal y como lo hicieron en la París-Niza.

No me cabe la menor duda que el siguiente paso será poner en marcha su potente maquinaría propagandística (L’Equipe y La Gazzetta dello Sport, principalmente) para convencer a todo el mundo de las cualidades mágicas de su propuesta para salvar al ciclismo y endemoniar a la UCI como la fuente de todos los males.

Es muy probable que este equivocado, y no seré yo quién defienda a muerte a la UCI y al Pro Tour, que como he dicho en más de una ocasión tienen cosas que mejorar, pero me gustaría que alguien me explicara cuales son las diferencias reales entre el Pro Tour y la actual propuesta. No entiendo que los organizadores quieran ir más allá en la lucha antidopaje, sólo les quedará crear campos de concentración para los ciclistas. Quiero que alguien me explique a que se refieren cuando hablan de una participación más abierta, cuando ninguno de los organizadores de las tres grandes ha cubierto el cupo de las invitaciones. Desde los 18 equipos del Pro Tour hasta los 25 (si la participación es de 8 corredores por equipo, o 22 si corren 9 por escuadra) hay espacio suficiente para invitar a los equipos Profesionales Continentales que de verdad tengan categoría para participar en las pruebas más importantes. Porque escuchando a los organizadores parece que todos esos equipos que no son invitados, según ellos debido al Pro Tour, tienen el mismo nivel competitivo que los del Pro Tour, cuando apostaría que ningún organizador sería capaz de citar de memoria más de cuatro equipos Continentales Profesionales y mucho menos a dos o tres corredores de esos equipos.

Y es yo sólo veo una gran diferencia entre ambas propuestas.
Bajo el Pro Tour (no olvidemos que fue creado por iniciativa de los equipos y el entonces presidente de la UCI, Hein Verbruggen) yace la idea de un reparto más racional y lógico de los beneficios que genera el ciclismo, y por eso lo creo necesario. En cambio, lo único que persiguen los grandes organizadores es seguir sumando ingentes cantidades de dinero a costa de los ciclistas, y los directores seguir ligados a sus contratos millonarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *