Semana mágica

Ésta suele ser una semana mágica en el norte. Días en los que el ciclismo se convierte en pasión. Nuevamente la palabra pasión. En la carrera, y fuera de ella, los caza-autógrafos se amontonan. La Amstel, la Flecha y la Lieja son tres monumentos del ciclismo unidas en una semana. Carreras que se repiten año tras año, recorridos identicos (normalmente)año tras año. Son clásicas. El ganador de una de ellas inscribe su nombre en lo más alto. De ahí su importancia.

Ya conocemos al vencedor de la primera, y ahora, llega la segunda. No todos la disputarán con idea de ganar, algunos piensan en guardar fuerzas para el domingo, la Lieja. La Redoute será nuevamente escenario importante. Difíciles pendientes a superar con muchos Kilómetros recorridos. Algo curioso es ver cuatro y cinco días antes de la carrera muchisimos espectadores en este punto. Simplemente tratan de ver, aplaudir, animar o incluso fotografiar a sus ídolos. Casi la totalidad de los corredores llegan a Lieja después de hacer la Amstel, y así estar ya en tierras Belgas para correr la Flecha o entrenar sobre el recorrido de la Lieja. La Redoute nos espera un año más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *