El barro no lo cambia todo

Wout Van Aert ha logrado su segunda victoria de la temporada este domingo en Gavere (Bélgica), un bagaje muy pobre para todo un Campeón del Mundo a estas alturas de campaña que seguramente tampoco le habrá servido de masaje psicológico si es que es capaz de analizar el resultado con un mínimo de objetividad. Su victoria de debió, sobre todo, a la mala suerte que sufrió Mathieu Van der Poel, que una vez más iban en cabeza con una amplia ventaja que le hubiera asegurado su decimocuarta victoria de la temporada, pero un problema mecánico en su bicicleta le hizo perder más de un minuto largo de tiempo pese al cual aún pudo clasificarse en tercera posición.

Mathieu Van der Poel en el momento de sufrir el problema mecánico
Wout Van Aert se impone en Gavere

En la propia celebración de Van Aert no se atisbó ningún signo de felicidad exorbitante que si hubiera merecido una victoria de tu a tu con el actual dominador de la temporada invernal pero el Campeón del Mundo sabía que en cuanto a rendimiento esa victoria no le pertenecía. Todavía es muy pronto para saber que le deparará esa concentración de 10 días que ha realizado en Toscana con la intención de desconectar del ambiente negativo y de presión que sufre en Bélgica, y de mejorar su condición física, pero todo hace indicar que nada ha cambiado con respecto a Mathieu Van der Poel pese a la modificación que provocó la presencia del barro en Gavere. En esas circunstancias las cualidades que se requieren para destacar cambian considerablemente, algo que se puede ver fácilmente repasando la clasificación de algunos protagonistas y que también se han podido comprobar en el calendario estatal de la Copa de España.

Felipe Orts celebrando la victoria en Elorrio

Con tanto barro todo se vuelve más lento. Las entradas y salidas de las curvas no son tan rápidas, la velocidad a la que se rueda es muy inferior, la cadencia del pedaleo también disminuye, la técnica pierde importancia y cualidades físicas como la fuerza ganan. El cuarto puesto del veterano Klaas Vantornout en Gavere se debe a eso, porque ya no está para rodar tan deprisa como lo hacen los jóvenes (en ninguna carrera de primer orden se había clasificado entre los 10 mejores), pero tiene más fuerza que ellos. También gracias al barro Aitor Hernández y Javier Ruiz de Larrinaga se pudieron acercar algo a Felipe Orts en la tercera prueba de la Copa de España disputada en Elorrio, pero al igual que Van der Poel a nivel internacional, el valenciano sigue dominando a su antojo el calendario estatal. Por algo es Sub-campeón del Mundo Sub-23.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *