El Down Under al rojo vivo

Además del calor, que ha llegado a provocar el recorte de alguna etapa, el desarrollo que está teniendo la primera carrera del World Tour ha dejado la prueba al rojo vivo. Hay, al menos unos 6-7 corredores con idénticas opciones de  victoria. Según se ha podido comprobar en el puerto más serio subido hasta ahora (Montacute, 2,3 km al 8,9%), hay cuatro hombres más fuertes que el resto. Son los esperados: Richie Porte, Wout Poels, Michael Woods y George Bennett.

Los cuatro más fuertes del Down Under 2019

Se destacaron del resto de corredores pero no lo suficiente como para poder jugarse la victoria de etapa, y recortar, de paso, el pequeño pero importante retroceso que llevan en la general, porque el empuje del líder Patrick Bevin en defensa de su puesto, dio al traste con la escapada ofreciéndole en bandeja su primera victoria al defensor del título del año pasado, el surafricano Daryl Impey.

Victoria de Impey en Campbelltown

La cuestión es que pese a esa fortaleza, hay dos-tres corredores más (Patrick Bevin algo menos porque ha quedado tocado por la caída de hoy) con idénticas opciones de victoria final gracias a las bonificaciones, que están siendo muy favorables para la competición. Es un dato a tener en cuenta para pruebas de una semana porque permite que corredores no tan destacados en montaña puedan disputarla con serias garantías de éxito. Los tres primeros en la general son Bevin, Impey y un Luis León Sánchez muy competitivo en todas las jornadas. Están ahí gracias a las bonificaciones que han luchado día tras día y la ventaja que tienen con respecto a Porte, Poels, Bennet y Woods les permite soñar con la victoria final. Primero porque la renta es considerable: 26 segundos para Bevin, 19 para Impey y 10 para Sánchez. Segundo porque no conviene menospreciar sus cualidades para una subida como Willunga Hill (3,6 km al 7,1 %), y tercero y último, porque las diferencias nunca han sido muy grandes. El año pasado Richie Porte, el gran favorito para mañana y recordman absoluto de victorias en esa meta con cinco consecutivas, aventajó en ocho segundos a Impey, y en 19 segundos llegaron 22 corredores. Su exhibición no fue suficiente para impedir la victoria final de Impey. Éste año puede ocurrir otro tanto. O no, por eso está la carrera al rojo vivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *