Holanda y Gran Bretaña superan a Bélgica

No está Bélgica acostumbra a que la ninguneen en el cyclo-cross. Ha sido la auténtica dominadora prácticamente desde sus inicios. El primer Campeonato del Mundo de la especialidad se disputó en 1950 y desde entonces no ha habido color. Bélgica ha obtenido el oro en 30 ocasiones en la máxima categoría, por 10 de Francia, 7 de Holanda y Suiza, y 6 de Alemania e Italia. En cinco ocasiones monopolizaron el pódium al completo.

En la categoría Sub-23 casi doblan a Holanda, su eterna rival. Bélgica ha logrado 11 oros desde 1996 y Holanda 6. Tardaron mucho más en imponerse en la categoría femenina pero llevan tres años sin desprenderse del oro a cargo de Sanne Cant, la única que ha logrado el entorchado mundial en Dinamarca. Es un resultado muy pobre para Bélgica.

Tullet ganó el Oro por segundo año consecutivo

En los dos días que ha durado el campeonato, Bélgica ha sido golpeada con dureza. El sábado la estrella fue Gran Bretaña imponiéndose con Ben Tullet y Tom Pidcock en las categorías Junior y Sub-23 respectivamente. Hasta hace dos años Gran Bretaña no había logrado ningún Oro en esta especialidad en ninguna de las categorías. Desde entonces han logrado tres Oros consecutivos en Juniors y una en Sub-23. La revolución no solo se ha dado en la pista y en la carretera, también en el cyclo-cross. Aún no ostentan ninguna en la categoría Elite, pero puede que sólo sea cuestión de tiempo si es que esos dos prodigios siguen decantándose por el barro.

Trio de holandesas en el podium Sub-23

El domingo la dominadora fue Holanda. Acaparó las tres primeras plazas de la categoría Sub-23 femenina, y Van der Poel dominó la masculina por delante de todo el ejército belga (8 corredores entre los 11 primeros).

En Dinamarca han quedado patentes un par de circunstancias más. El cyclo-cross es una cuestión de belgas y holandeses: 12 medallas de 15 posibles para esos dos países repartidas a partes iguales, 6. Y solo cuatro países han obtenido algún metal, la menor cantidad de la historia. Por tanto, más que una globalización, en el cyclo-cross se está dando una de-globalización que ha quedado muy patente en el coqueto pueblo de Bogense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *