Las contrareloj por equipos revienta la Tirreno

El hecho de que la crono por equipos sea del agrado de uno no significa que sea positivo para el ciclismo. Considero que una prueba de ese tipo en una vuelta de una semana resulta excesivo por condicionar de forma exagerada las opciones de muchos favoritos.

 

Me encanta todo tipo de trabajo que conlleva a la consecución de los objetivos: la planificación, los entrenamientos, la técnica, la estrategia, la disciplina, el trabajo psicológico, la nutrición, la disciplina, la perseverancia etc…y no hay ninguna especialidad que exija tanta perfección como la crono por equipos, la disciplina más difícil del ciclismo. Es la máxima expresión del trabajo en grupo. Declarados mis gustos por dicha materia, creo que es un error incluir una prueba relativamente larga en una vuelta por etapas de una semana. Condiciona en exceso la clasificación final.

No hay más que ver la clasificación de la primera etapa de la Tirreno-Adriático, en donde muchos favoritos como Nibali, Aru, Dumoulin, Mollema, Majka, Uran, Rui Costa o Landa han perdido alrededor de un minuto (Landa 1’42’’) que se antoja harto difícil de recuperar en tan sólo una semana ante corredores mejores clasificados que ellos. Es cierto que el único que puede presumir de haber sacado esas diferencias es Tejay Van Garderen , porque Thibaut Pinot, Nairo Quintana o Adam Yates también han tenido algo de retraso, pero en todo caso, de salida ya hay una diferencia de más de 30’’ entre unos y otros, sin que ninguno de ellos haya cometido ningún error o exhibido de forma individual ninguna virtud destacable. El mérito o demérito ha sido del equipo.

Sé de sobra que en las etapas normales el equipo también tiene su importancia, y estoy a favor de intentar reducirla con algunas medidas, pero en ningún caso es tan decisiva como en la crono por equipos. Hay muchas ocasiones en las que un equipo controla a la perfección el esprint, pero su esprinter no remata. O cierto equipo se pasa el día con el pelotón enfilado para su escalador y luego éste se descuelga. O un equipo tiene mayoría en un abanico y la victoria se la lleva alguien que no cuenta ni tan siquiera con un compañero. En la crono por equipos nunca ocurre eso, lo que determina la clasificación es exclusivamente el trabajo en su conjunto, y así algunos se ven perjudicados de forma extraordinaria y otros beneficiados de forma exagerada. Considero que es una pena que en una clasificación individual el equipo tenga tanta importancia.

Los más optimistas dirán que todos esos rezagados en la crono por equipos deberán atacar de lejos y organizar estrategias ofensivas, cosa que deseamos todos pero que no se da con la frecuencia que nos gustaría (aunque este año hay muchos ejemplos de ello), a nadie le gusta el suicidio y menos el suicido en grupo. Saben de sobra que por el potencial de algunos equipos cualquier intento puede ser anulado no ya por el adversario directo, si no por alguno de sus compañeros sin dañar en exceso las posibilidades del líder que se reservará para rematar la faena en el momento oportuno. Por eso abogo por limitar el potencial de algunos equipos, porque eso permitiría un ciclismo más abierto y ofensivo y en ese caso también tendría más cabida una especialidad tan bella y complicada como la crono por equipos. Pero mientras no ocurra eso, creo que es un error incluir cualquier prueba que diluya las virtudes o defectos individuales que es con lo que disfrutan verdaderamente, pienso, la mayoría de los aficionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *