Operación limpieza en el caso Froome

La noticia estalló, como siempre, en el peor momento, pero hete aquí que antes de 24 horas se ha sabido, o se supone, quién la filtró y porqué. No hacía una semana en la que en un ataque de humildad desconocido, Christian Prudhome, director del Tour de Francia, reconocía en la radio Europe 1 que en el affaire del Salbutamol de Froome poco podían hacer al respecto más que cumplir la normativa de la UCI y que, decía textualmente, “legalmente podía correrlo”. Y en otra anterior también admitió que “ellos eran organizadores, que no hacían las reglas”.  Pero resulta que, de repente, a menos de una semana del comienzo del Tour de Francia, le monde publica una noticia en la que se da a conocer que ASO, organizador de la carrera, ha hecho llegar un correo electrónico al Sky diciéndole que su corredor Chris Froome no será bien venido y que haga el favor de no alinearlo en la carrera tanto en cuanto no se resuelva su caso por Salbutamol.

Christian Prudhome, director del Tour de Francia

En cuanto tuve conocimiento de ésta última noticia, no entendía a que se debía un cambio tan brusco y  repentino de opinión, y solo se me ocurrió una explicación que los acontecimientos no han tardado en corroborarlo. Mi opinión es que la organización sabía de sobra que legalmente Froome tenía todo el derecho del mundo a participar en su carrera porque el reglamento de la UCI así se lo permite, pero ante el aumento de la presión social que se estaba dando,  sobre todo en Francia, el Tour filtró a le monde la invitación que hizo al Sky para que no presentara a Froome en la línea de salida, porque así, si finalmente participaba, toda la responsabilidad recaería en la UCI. Hoy, cuando se ha publicado que la UCI, a instancias del informe de la AMA (Agencia Mundial Antidopaje), archiva el caso por no ver motivos de sanción al corredor por los resultados anómalos del Salbutamol en la pasada Vuelta a España, creo que esa hipótesis ha salido reforzada, porque en mi opinión, una vez que la AMA comunicó el 28 de Junio su conclusión a la UCI, estoy seguro, que al poco tiempo el Tour también fue informado sobre el asunto y eso provocó el cambio brusco y repentino que he comentado anteriormente con respecto a declaraciones realizadas con anterioridad sobre el mismo asunto. Para mi ésta maniobra no ha sido más que una operación de limpieza del Tour para presentarse ante la opinión pública como la entidad más severa en la lucha contra el dopaje.

Mensaje de la AMA

Pero más que esa maquinación que yo considero de puro marketing, aquí lo realmente importante es la decisión que han tomado la AMA y la UCI. Es evidente que Froome, y otros muchos ciclistas, hacen uso de ciertas sustancias con fines supuestamente terapéuticas, pero que haciendo un uso torticero del reglamento, en realidad las utilizan para lograr una mejora del rendimiento, lo que para mi debería ser suficiente para establecer la prohibición total de su uso. Pero dicho esto, y ante la contundencia del informe realizado por la AMA no queda otra que aceptar la absolución del corredor. Para mi es la AMA la que otorga toda la credibilidad a la decisión, primero porque es la máxima autoridad en la lucha contra el dopaje, y, segundo, porque ha sido la primera voz crítica con la UCI en cuanto ha visto la menor falta de rigor en la aplicación del reglamento antidopaje. Si hubiera habido algún tipo de discrepancia entre las dos autoridades sobre dicho informe, hubiera tenido dudas, pero creo la AMA es una entidad que ofrece todas las garantías al respecto.

Froome en el podium de París

Normalmente acostumbro a estrujar mucho mis pocas neuronas en este tipo de cosas, y otras que tienen que ver con el rendimiento humano, pero admito que no las retuerzo en exceso y por eso se de sobra que pese a la seriedad del informe de la AMA pocos habrán cambiado su opinión sobre este caso, dado que la credibilidad o descrédito que otorgamos a este tipo de organizaciones y sus quehaceres se basan, sobre todo, en los recelos o prejuicios que todos tenemos. Pero ante la complejidad del asunto considero que deberíamos de tener la humildad de dar credibilidad a los numerosos y prestigiosos especialistas que han investigado el caso y han llegado a la conclusión de que, nos guste o no, Froome debe ser absuelto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *