Un futuro prometedor, o ¿no tanto??

Desde lo alto del pódium, y sobre todo si es del Campeonato del Mundo, todo parece maravilloso. Cuando uno hunde su mirada en el horizonte, la realidad se ve aumentada obnubilado por los flashes de los fotógrafos que no paran de lanzar ráfagas de luz que añaden más brillo a lo que uno mira. Sin duda, el danés Mikkel Bjerg, Campeón del Mundo Sub-23 contra el crono por segunda vez consecutiva, y Remco Evenepoel campeón de la categoría Junior, se encuentran en esa situación.

Bjerg en pleno esfuerzo

No hay duda que se trata de dos auténticos talentos con motivos para mirar al futuro con mucho optimismo. Lo que han realizado está al alcance de muy pocos, pero tampoco supone una garantía absoluta de éxito en el futuro como muy bien demuestra la historia. Al igual que Dinamarca, Bjerg lleva una carrera meteórica en esta especialidad. Hace tan sólo dos años fue sub-campeón del Mundo Junior y en los dos últimos ha ganado en la categoría Sub-23. Dinamarca se ha llevado tres de los cuatro últimos entorchados, logros que se asemejan a aquellos que conseguían los países del Este en los 80 o incluso al principios del 2000, o Australia en los primeros años de ésta última década. Pero, ojo!! Ninguno de los corredores que fueron Campeones del Mundo de la especialidad en esos años repitió título en la categoría profesional ni ganaron ninguna crono larga en las grandes vueltas. Ninguno.

Evenepoel con la medalla de Oro

De Remo Evenepoel se está diciendo que es el nuevo Eddy Merckx, ese corredor insustituible que añora Bélgica. Los dos últimos casos que se compararon con el mejor corredor de la historia fueron Yaroslva Popovych y Edwald Boasson-Hagen. Los dos tuvieron una trayectoria descendente sin lograr, ni de lejos, aquello que prometía su palmarés aficionado.

Está claro que alguien ha mejorado la genética de Remco Evenpoel,- hijo de Patrick Evenepoel, modesto profesional entre los años 1991-1994 con quien coincidí en más de una grupetta-, y que está llamado a grandes gestas. En tan solo dos años que lleva en el ciclismo ha ganado casi todo lo que se le ha puesto por delante: campeonatos nacionales, Europeos, las pruebas más prestigiosas a nivel internacional y ahora el mundial. Y casi todas ellas arrasando como lo hizo en la crono: aventajó en 1’24’’ al segundo clasificado, una diferencia mayor que la que hubo entre el 2º y el 13º.

De todas formas y pese a todas esas evidencias el pasado nos demuestra que todo pronóstico debe de tener una dosis de cautela que todos obviamos en momentos de euforia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *