Vincenzo Nibali apunta al Giro de Lombardía

Nibali está hambriento. Se le nota en su pedaleo, en su gesto, en el coraje, en su forma y en los resultados. Aunque ya parezca lejano el italiano finalizó en segunda posición la Vuelta a España, pero lo que es más importante, en las dos últimas carreras que ha disputado, el Giro de Emilia y los Tres Valles Varesinos, ha subido al pódium, señal inequívoca de que puede ganar en Lombardía una vez más.

Llegada de Los Tres Valles Varesinos 2017

La única vez que lo hizo, en 2015, tuvo una progresión similar. Algo mejor, la verdad. Antes de imponerse en la meta de Como en solitario y con exhibición, también había ganado en Varese. Esta vez estuvo cerca. Fue el más fuerte en la subida final, lugar donde atacó con mucha rabia intentando rematar el trabajo extraordinario que había realizado su equipo durante los kilómetros finales. No logró irse en solitario. Thibaut Pinot, otro que aspira a ganar en Lombardía, le pudo seguir pero a costa de casi reventar los pulmones, el corazón y los músculos. Tampoco pudieron llegar el italiano y el francés ya que fueron atrapados por otros dos compatriotas dentro del último kilómetro. Alexandre Geniez llegó exhausto pero tuvo un mínimo margen de recuperar el aliento y batir a Pinot de la misma forma que lo hizo durante el mes de Agosto en el Tour de L’ain. Ulissi, el mejor rematador de los cuatro, llegó fundido y no pudo ni siquiera realizar un esprint porque venía haciéndolo más de un kilómetro para atrapar a los de cabeza.

Nibali ganador en Lombardia en 2015

Pese a ser tercero, tuve la sensación de que Nibali era el más fuerte de los cuatro, y aunque el ciclismo no es un ejercicio exacto de raciocinio cuando las dificultades se incrementan, esas diferencias inapreciables en carreras de 200 kilómetros se manifiestan en las de 250. Seguro que Nibali confía en que eso ocurra el sábado entre Bergamo y Como.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *