Italia recupera el pulso de las clásicas

Al fin, Italia ha podido finalizar la temporada con una sonrisa gracias a las victorias de sus corredores en pruebas de un día, algo que dejó de ser una costumbre hace más de diez años. La crisis que está viviendo el ciclismo italiano, y casi todos los países tradicionales del ciclismo, ha tenido una incidencia directa, sobre todo, en las pruebas de un día, terreno que venían dominando desde la década de los noventa.

Viviani se impuso en Hamburgo y en Plouay

Si nos fijamos en los monumentos o pruebas de gran prestigio que han ganado los corredores italianos en los últimos diez años, los datos son paupérrimos. Llevan 11 años sin ganar la Milán-San Remo, algo que duele especialmente en Italia; 10 el Tour de Flandes, 18 la Roubaix, 8 la Fleche Walona, 10 la Liege, y 14 o 10 (la ganó Bertagnoli en 2007 pero lo descalificaron) la Clásica San Sebastián. Y analizando los datos de los pódiums obtenidos, el panorama no mejora mucho.

Diego Ulissi ganando el G.P. Montreal

Cualquier comparativa con el pasado es demoledor para la confianza de los italianos. San Remo fue ganada en cuatro ocasiones en la década del 2000, y cinco en los 90. El Tour de Flandes vio 5 victorias italianas desde 1994 hasta el 2007; tres la Roubaix entre el 95 y 2000. Pero los datos son aún más abrumadores en las pruebas de la Árdenas porque la Flecha Walona fue ganada en 6 ocasiones entre los años 1999-2009, con 5 victorias consecutivas en los 90 a cargo de Moreno Argentin (3) Fondriest y Giorgio Furlan. Algo similar muestra la Liege. 4 victorias entre los años 85-91, y 6 entre 1997 y 2007.

Matteo Trentin se impone en la meta de Tours

Al margen de los monumentos, incluso incluyendo pruebas como la Gante-Wevelgem, las clásicas de Canadá, Plouay, o la Paris-Tours, la cosa no mejora mucho. El año 2012 sólo ganaron una; ninguna en 2013, una el 2014, tres en 2015, y una el año pasado. Afortunadamente esa debacle ha tenido un giro importante este año donde han ganado un total de cinco: Vincenzo Nibali Lombardía; Trentin Paris-Tours; Viviani Plouay y Hamburgo; y Ulissi la Clásica de Montreal.

Vincenzo Nibali gana Il Lombardía por segunda vez

Para saber si la recuperación es real y dar credibilidad al cambio, habrá que seguir por ese camino del éxito y superar el siempre difícil examen del tiempo, pero ahora al menos existe una mínima esperanza para que el ciclismo italiano vuelva a recuperar el prestigio que tuvo años atrás en este tipo de pruebas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *