Asturias

Es grandisimo lo que acaba de lograr Samuel Sanchez. Un oro Olímpico es el techo de todo deportista. Por mucho Tour, Giro o Mudiales que puedas ganar, una Olimpiada lo aglutina todo. No voy a discutir si tácticamente se corrió bien o no, ya que después de ganar el oro, se me tacharía de loco. Lo cierto es que trabajar se trabajó y el resultado fué el que todos querían.

Lo que quería analizar con este artículo es la manera tan diferente de interpretar el resultado que ha habido en esta ocasión, respecto de años atras. Todos recordaremos el mundial que ganó Olano. Un mundial en el que se criticó a Abrahan diciendo que le había robado la victoria a Indurain. Lógicamente quienes criticaban o no tenían ni idea de ciclismo o el tema vascos no les iba nada.

En China, aquellos que en su día criticaron no han dicho nada. El lider claro era Valverde y sin embargo el ganador ha sido Samuel. En general fué parte de la prensa quien calentó el ambiente e igual, por malos, ahora se dedican a otras cosas. Quizás el diablo se los llevó al infierno o quizás que el oro no séa para Euskadi a calmado los malos ánimos.

Felicidades a todos los componentes de la selección, que no a los “corbatas” que posan en la foto. Por cierto estos últimos irán ahora a por Maribel Moreno, que culpa tiene toda claro está, pero ellos también tienen mucha culpa y los “corbatas” de otros paises lo saben. Y es más, están ya muy cabreados. Esta vez el positivo no es de un equipo, es de un país. Si en determinados casos expulsan al equipo, quizás ahora tendrían que expulsar al país. No sucederá, pero el nuevo toque que darán a nuestros “corbatas” será monumental. Las crisis de ansiedad se multiplican.

Un diez al equipo que ha logrado el oro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *