Septiembre

Septiembre suele ser un mes de exámenes. Un mes en el que los que no han hecho las cosas bien durante el curso, tienen otra oportunidad.

Así califican muchos la Vuelta a España, como una última oportunidad de sacar buena nota en este curso. Y no creo que sea del todo correcta esa opinión. Para mi la Vuelta es un nuevo objetivo igual de importante que los anteriores. Y para ratificar esta idea sólo tenemos que mirar la participación. Ni Sastre, ni Contador, ni Valverde han suspendido la asignatura, y sin embargo parten como favoritos al título. Otros como Leipheimer, Kloden o Anton se han marcado la Vuelta como objetivo del curso, sabedores eso sí, que la asignatura más dificil y la que más créditos otorga es el Tour.

Sí pienso que el ciclista que no ha obtenido resultados durante el ejercicio, quiera obtenerlos aquí, pero con la idea de demostrar cosas y no por tener la asignatura suspendida. La Vuelta a España no es una nueva oportunidad de pasar curso, pero sí que es una nueva oportunidad de agrandar el palmares de uno mismo. Y más con el amplio calendario que tenemos en el ciclismo, que une inicio y final. Ya no hay invierno, se corre durante los doce meses y siempre hay oportunidad de brillar.

Los que sí tienen un comienzo y un final son los contratos, y en ese sentido la Vuelta sí que tiene un aliciente añadido. Es un momento en el que se pueden ultimar o concretar los futuros de muchos corredores, y eso en un deporte profesional es fundamental.

Por todo lo dicho creo que la Vuelta es una carrera bonita de ver, y no por ser en septiembre hay que desmerecerla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *