¿Podrá alguien con Lance Armstrong en el Tour?

Como es lógico y notorio, todo el mundo habla del Tour de Francia, o de Lance Armstrong, que en los últimos seis años ha sido lo mismo. Su dominio desde 1999 ha sido de tal calibre que ha superado todos los límites imaginables. E insaciable como es, aún pretende seguir aumentando su leyenda ganando su séptimo Tour, algo que parece muy probable.
Más que lo realizado hasta ahora, hay que fijarse en lo que no ha hecho. Es una de las claves del ciclismo actual. Que nadie busque victorias, y menos aún exhibiciones, en las carreras previas al Tour. No las encontrará, porque no convienen. Si no que se lo pregunten a Iban Mayo, ganador el año pasado de ocho carreras (incluida la exhibición en la Dauphiné Liberé) durante los meses de mayo y junio, y retirado, agotado, posteriormente en el Tour de Francia. O a Tyler Hamilton, u Oscar Sevilla, o a tantos otros que se precipitan angustiados por llegar al Tour antes que nadie. El Tour, o cualquier carrera de tres semanas, pero sobre todo el Tour, exige mucha paciencia. Es imprescindible llegar con las reservas llenas, si no se corre el grave peligro de vaciarse antes de tiempo, mal que acosa a la mayoría de los participantes.

Lance Armstrong llegará con tan sólo 20 días de competición, datos que imitan el resto de aspirantes: Jan Ullrich, Andreas Kloden, Alexandre Vinokourov, Levi Leipheimer, George Totschnig, Santiago Botero, Floyd Landis, Iban Mayo, Francisco Mancebo, Denis Menchov…
Pero siempre existe la excepción que confirma la regla, y el Danilo Di Luca del Giro de Italia (estuvo durante dos meses, abril y mayo, a un nivel extraordinario) podrían ser en este caso Iván Basso o Vladimir Karpets. En los diez últimos años tan sólo cuatro corredores (entre 200 posibles) han repetido un puesto entre los 10 mejores en la misma temporada en el Giro y en el Tour de Francia: Tony Rominger en 1995, Abraham Olano y Piotr Ugrumov en 1996, y Marco Pantani, que ganó ambas carreras, en 1998. Posteriormente nadie ha logrado repetir esa hazaña, y en los casos mencionados el puesto que obtuvieron en el Tour fue peor que el del Giro, a excepción, claro está, de Marco Pantani. Pero desde el año en que “El Pirata” logró el doblete han cambiado muchas cosas en el ciclismo, y hoy en día parece prácticamente imposible lograr lo que pretenden Basso (aunque no se clasificó entre los 10 primeros en el Giro, lo preparó y disputó al cien por cien) y Karpets.

Entre los corrillos de los corredores, directores, organizadores, periodistas y aficionados, todos hablan y hablan, y todos intentan argumentar su pronóstico aún sabiendo que las dudas que asaltan a todos sin excepción, no tendrán una respuesta segura hasta llegar a París. El viaje promete ser, una vez más, extraordinario.

“Página oficial del Tour de Francia”:http://www.letour.fr/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *