¿Lance Armstrong viejo con 37 años?

A propósito de la vuelta de Lance Armstrong al pelotón quién más quién menos ha hecho sus cábalas sobre sus posibilidades de volver a lo más alto. Ha habido opiniones para todos los gustos desde distintos ámbitos del deporte. Desde aficionados que opinan a favor y en contra, hasta médicos y fisiólogos que han lanzado sus teorías. En este caso también ha habido de todo. Desde quién dice que volverá a ganar el Tour de Francia, hasta aquellos que aseguran que si lo hiciera tirarían los manuales de fisiología a la papelera.

Seguramente ni el propio Armstrong conoce el nivel que obtendrá al ciento por ciento. No dudo que estará en posesión de los valores fisiológicos que presenta en la actualidad y los podrá comparar con los de hace unos años. Por tanto, es el único que tiene los datos objetivos para ser optimista o justo lo contrario. Aunque también sabrá como nadie, que en ocasiones la competición poco tiene que ver con los entrenamientos. Dos más dos, no siempre son cuatro.

No seré yo quien despeje las dudas a esta incertidumbre, y no pretendo ofrecer ningún dato esclarecedor, sino más bien un dato curioso y simpático que, de paso, busca recuperar la memoria de un ciclista que en su día fue un esprinter destacado.

El inglés Malcom Elliot (Sheffield, Gran Bretaña, 1941) se retiró de la competición en 1997 con muchas victorias en su palmarés (entre ellas tres etapas de la Vuelta a España), y volvió a la misma en 2003 con 42 años. Aún hoy, y con 47 años, sigue ganando carreras, de poco nivel (ganó una de carácter nacional en Brighouse), pero ganando, que nunca es fácil en ningún ámbito de la vida.

El dato no tiene más importancia que la simple curiosidad, pero seguro que los acérrimos defensores de Lance Armstrong lo utilizan para reforzar su confianza de ver volar, de nuevo, sobre los Alpes y los Pirineos, al corredor más importante del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *