Túneles

Me parece bien que los corredores y los deportistas en general traten de mejorar en cualquier aspecto del rendimiento. Y ahora que estamos en periodo invernal, época de descanso, son muchos los corredores que anuncian ir a San Diego. Y no precisamente de vacaciones. Tratando de mejorar en aerodinámica, viajan a San Diego, concretamente al tunel del viento. De dicha prueba se obtienen datos sobre la posición más correcta de un corredor a la hora de hacer frente al viento. Una resistencia, la eólica, que en terreno llano y a altas velocidades es la mayor resistencia que sufre el ciclista. Por lo tanto, es importantisimo penetrar de la mejor manera posible ante esta dificultad. Hasta aquí todo correcto, creo que es mejorar en un aspecto importantisimo.

El problema o la laguna que yo encuentro es en el tratamiento posterior de esos datos obtenidos en el tunel del viento. Hay equipos que lo hacen bien, pero en todos hay un punto de MARKETING. Hay equipos que sólo trabajan en lo que es el viaje a San Diego, y no luego en el tratamiento de los datos una vez regresados a casa. De todas formas, no es facil hacerlo. Sería sencillo que la postura de un ciclista la diera el cálculo de un biomecánico. El problema llega cuando a un ciclista le resulta imposible adaptarse a esa nueva posición. Y muchas veces el trabajo del tunel del viento se queda en simples datos. Resulta dificil adaptarlo a la realidad.

Por todo ello, el tunel del viento sí que ayuda a mejorar, pero no siempre se obtiene un máximo beneficio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *