Euskaltel-Euskadi apuesta duro

Este año no se han andado por las ramas, Euskaltel-Euskadi ha pegado órdago a la grande, quieren ganar la Vuelta a España con Samuel Sánchez. Puede sonar a grandilocuencia, pues más de uno dudará de la calidad del asturiano para vueltas de tres semanas. El tercer puesto en la Vuelta a España de 2007 puede ser un argumento importante para confiar en él, pero quizás no suficiente. Si habría que definir a Samuel yo me decantaría por citar sus cualidades en pruebas de un día (G.P. Zurich, Juegos Olímpicos) y vueltas de una semana (País Vasco, Andalucía, Bicicleta Vasca, Asturias). Es ahí donde más fruto pueden dar sus condiciones físicas.

Por otra parte es cierto que la Vuelta a España tiene ciertas peculiaridades. La más destacable es que se disputa en Septiembre, cuando la mayoría de los grandes corredores ya han disputado el Tour de Francia y están faltos de la frescura y hambre de bicicleta que pueden tener aquellos que preparan específicamente la cita española. En esas condiciones Samuel Sánchez bien podría superar a corredores teóricamente superiores a él. Ya lo ha demostrado en el pasado.

Por otra parte han reforzado la confianza en Koldo Fernández de Larrea. El esprinter alavés logró cinco de las ocho victorias del equipo y se han dado cuenta que si no una mina de oro si puede ser el corredor que de brillo al trabajo del equipo. Han fichado a Pablo Urtasun para que Koldo llegue a los metros finales en condiciones más optimas. No es una garantía total, pero podrá luchar por la victoria en parecidas circunstancias que el resto de sus adversarios.

Junto con los dos corredores mencionados, Igor Antón y Mikel Astarloza serán las cuatro columnas que soporten el peso del equipo, pero siempre bien respaldados por corredores como Egoi Martínez, Amets Txurruka, Iñigo Landaluce, Markel Iriziar, Rubén Pérez o Alan Pérez etc.. que serán, al igual que el año pasado, los corredores que cumplan con dignidad el papel de gregarios, en algunos casos, y de hombres con total libertad, en otros, para poder lograr, como pretenden, alguna victoria de etapa a través de las escapadas bien en el Tour o en cualquier otra prueba.

La apuesta de este año es importante y arriesgada, pero los grandes logros nunca nacieron de la mediocridad sino, en muchos casos, de perseguir la utopía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *