Muere Frederiek Nolf

Hasta hoy pocos pueden decir que conocieran a Frederiek Nolf (Kortrijk, Bégica, 1987), ciclista que debutó el año pasado con el Topsport belga y que ha fallecido de un ataque cardíaco mientras dormía durante la disputa del Tour de Qatar. La muerte se lo ha llevado cinco días antes de que cumpliera 22 años. Como ha solido ocurrir en el pasado los carroñeros no se han hecho esperar, y ha habido voces que se han alzado argumentando que quizás la muerte del joven corredor se deba a la utilización de productos dopantes. De momento no hay ninguna prueba de ello, y seguramente ni la habrá, porque la única información veraz que existe sobre el corredor es la que ha hecho llegar el médico del equipo.

Todos los corredores del equipo Topsport son sometidos a cuatro revisiones médicas en el prestigioso hospital de Leuven. El médico ha confirmado que tras revisar todos sus electrocardiogramas no existía ninguna anormalidad que pudiera hacer pensar en el fatal desenlace. Sin duda, habrá que esperar a la autopsia para saber oficialmente el motivo de su muerte, pero como apuntaba antes, ya ha habido gente que se ha adelantado a los acontecimientos.

También lo hicieron en el pasado, en casos similares. Me viene a la cabeza el caso de Fabrice Salanson, corredor francés que falleció el 3 de Junio de 2003 en Dresden, Alemania, en vísperas del comienzo de la Vuelta a Alemania. Es seguramente el último caso de muerte natural por un ataque cardíaco. Entonces, en un principio, también se dijo que su muerto fue provocada por un abuso de sustancias dopantes, y aunque hay que reconocer que los tiempos eran diferentes, la autopsia demostró que su muerte nada tenía que ver con el doping.

También recuerdo el caso de Denis Zanette, muerto por fallo cardíaco el diez de enero de 2003. Zanette acudió al dentista para hacerse una revisión y falleció nada más terminar la misma.

Sobre todo la familia de Frederiek Nolf y la familia ciclista en general ya tienen suficiente desgracia para que nadie especule con la muerte de una persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *