Vuelve Robbie McEwen

Robbie McEwen (Brisbane, Australia, 1972) tiene fama de insoportable entre los esprinters, un calificativo ganado seguramente a base de codazos y malas costumbres en la voraz lucha de los últimos metros. Él nunca ha negado su afición por el riesgo, situación inevitable en un esprint.. Su infancia pegada a una bicicleta de BMX y su necesidad de emigrante le han confeccionado un estilo poco ortodoxo para los puristas. Recibe muchas críticas por parte de sus adversarios.

En la segunda etapa de la Challenge de Mallorca, que dicho sea de paso ganó, lo hizo su compatriota Graeme Brown, que le reprochó los excesivos zig-zageos que realizó en los últimos metros impidiéndole al corredor del Rabobank realizar el esprint que le hubiera gustado. McEwen ni se inmutó. Brown debía ser uno más en la larga lista de los corredores que le han lanzado algún improperio que otro. Nada nuevo para él. Pero ganó, que es para lo que ha sido por el Katusha ruso.

Y a decir verdad está necesitado de victorias. No puede perder más oportunidades. Su cuerpo fibroso (cumplirá 37 años el 24 de junio) ya empieza a notar los achaques del paso del tiempo y los esfuerzos y sobreesfuerzos realizados durante tanto tiempo. El año pasado ya recibió un serio aviso. Sólo logró cinco victorias, la mitad que el año anterior, ni un tercio de sus excelentes 2005 (18 victorias) y 2002 (19). Y se quedó sin victorias en el Giro y el Tour. Pese a ganar por quinta vez la Paris-Bruselas y la Hew Cyclassic de Hamburgo, ese fue un mazazo muy fuerte pare él, porque sabe mejor que nadie, que perdida la punta de velocidad lo ha perdido todo.

De momento, con dos victorias (Down Under Classic y la segunda etapa de la Challenge de Mallorca), parece seguir manteniendo su instinto devorador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *