Lance Armstrong, en la senda correcta

Salvo el propio protagonista y sus más allegados, nadie conoce con exactitud en nivel de forma en la que se encuentra Lance Armstrong. Por tanto es prácticamente imposible acertar en cualquier tipo de valoración sobre su rendimiento actual. Si nos atenemos a sus costumbres de antaño, en los que su preparación era progresiva hasta llegar a la cumbre en el mes de Julio, y si añadimos a eso el tiempo que ha estado sin competir al más alto nivel y que tan sólo ha participado en el Tour Down Under, no parece que este en su mejor nivel. Por el contrario, diría yo que aún esta bastante lejos de ofrecer lo mejor de sí.

La cuestión es que habrá gente que valorará su 10º puesto en la prólogo del Tour de California como un éxito y, habrá otros que lo califiquen de mediocre, o incluso pobre. De todo habrá. Personalmente creo que teniendo en cuenta los argumentos mencionados con anterioridad ese décimo puesto es muy meritorio y que indica que está en la senda correcta. Es cierto que perder un segundo por kilómetro en una prueba de cuatro kilómetros puede ser excesivo para alguien que aspire a volver a ganar carreras. Pero, hay que tener en cuenta que la mayoría de los ciclistas que le han batido son auténticos especialistas en ese tipo de pruebas (Cancellara, Leipheimer, Rogers, Zabriskie) o corredores con una potencia descomunal que en un recorrido tan reducido pueden permitirse el lujo de algunas exhibiciones (Hushovd o Boonen). Se podrá decir que en sus mejores momentos ninguno de ellos suponía una gran oposición para Armstrong, pero también hay datos en contra, lo cual demuestra que dependiendo del punto de forma en que se encuentre cada uno, también el recordman del Tour podía, y evidentemente puede, ser batido. Los ejemplos más recientes datan de la Dauphiné Liberé de 2005. En la crono de Roanne (46,5 kilómetros) fue batido por Santiago Botero y Levi Leipheimer. En la prólogo de la misma prueba y el mismo año, Hincapie también le metió casi un segundo por kilómetro, y tanto Leipheimer, Kashechkin y Landis se clasificaron por delante de él, que fue quinto.

Por tanto, no creo que de esa prólogo del Tour de California se puedan extraer demasiadas conclusiones, ni a favor ni en contra, pero yo me decantaría por afirmar que Lance Armstrong va bien encaminado a lograr su mejor nivel en sus principales objetivos. Otra cosa es que ese nivel le permita ser tan superior como lo fue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *