¡Visentini!

Siendo un niño, recuerdo que mi tio me hablaba de Visentini. Ya en esa época, los años 80, me gustaba mucho este deporte. A mi tio también le apasionaba, eso sí, montar en bicicleta lo justito. Recuerdo que tras cumplir los 9 años me regalaron una bicicleta de carreras. Mi padre y mis tios salían a andar en bici los domingos, y yo comence a salir con ellos. Hacíamos 20 Kilómetros y ya nos deteníamos a almorzar. De vuelta para casa, mi tio me trataba de picar en el único puerto de la jornada, un repecho de un Kilómetro. A mí me entraba la risa, y es que el hombre siempre regresaba fumándose un puro. Ya nos hacemos a la idea de la grupeta con la que yo andaba a los 9 añitos.

El caso es que a mi tio la gustaba el ciclismo, y siempre me hablaba de ciclistas. Recuerdo el nombre de Roberto Visentini. Mi tio me decía que Visentini era el mejor en las crono-bajadas. Yo no entendía nada, pero como él me lo contaba así, yo lo único que hacía era lograr el cromo del super-cronoman para ponerlo en mi colección de chapas. El problema es que a mi tio no le gustaba este corredor. Decía que el recorrido se lo preparaban para él, pues era el mejor bajador. Yo me limitaba a escuchar, y para mí, eso iba a misa.

Año 2009, el Giro ha terminado, y me ha gustado. Yo he sido el primero en decir lo espectacular que es su recorrido, la gran participación que ha tenido, etc. El único pero que se me ocurre es la peligrosidad con la que han convivido los corredores, y el hecho de acordarme de Visentini. Tengo la sensación que a Di Luca le favorecía el recorrido. Llegadas en cotas donde poder arañar bonificaciones y la falta de una etapa de la míticas (con Mortirolo, etc), han acercado a Di Luca en la general. La crono larga (ahí me equivoque yo en el pronóstico) también favorecía a los italianos. Tenía demasiadas curvas, bajadas… Estoy seguro que ese factor cambió el Giro de Leipheimer. El americano baja muy mal, y no sacó partido de sus dotes en crono. Si ese día Leipheimer hubiera logrado la maglia rosa, creo que no la habría perdido tan facil. La temporada acumula esfuerzos para él, pero creo que su bajón físico fue más un bajón psicológico.
Ayer cuando vi llover, y vi el recorrido… “porco cane”. Son las palabras que me salieron, y me acorde de Visentini. Menos mal que se hizo justicia, y que el corredor más solido ha sido el ganador.

Ganar en Italia tiene que ser grande. La alegría que desbordó ayer Menchov, demuestra que ha hecho algo grande. Ha ganado el Giro, a ganado a los italianos, a su público, a la lluvia, a los recorridos, a las caídas…
Ha ganado el mejor, el más completo, quizás no el más espectacular, pero sí el que menos tiempo ha empleado.

Esta vez no ha ganado Visentini, ha ganado Denis Menchov.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *