Estrategias

No siempre gana el más fuerte en el ciclismo, en ocasiones gana el más astuto, afortunadamente. Ayer Giuseppe Guerini, un ciclista italiano que en su día, en 1997 y 1998 fuera tercero en el Giro de Italia, ganó su segunda victoria de etapa en el Tour tras aquel otro triunfo que logró en Alpe D’Huez en 1999 con accidente incluido (chocó contra un espectador que le quería hacer una foto).

Pero no ganó por ser el más fuerte de una escapada de cuatro unidades (Pereiro, Sandy Casar y Franco Pellizzoti), sino el más avispado. Al esprint evidentemente no tenía ninguna opción, por lo que debía intentar evitar ese final. No era fácil. Pereiro y Casar tienen un cambio de ritmo fácil, y le podían coger rueda con cierta comodidad echando por tierra sus opciones. Y aunque habrá mil interpretaciones sobre lo que se dijeron o acordaron, lo cierto es que Pereiro y Guerini hablaron entre ellos y seguramente tejieron una estrategia lógica y habitual en esas circunstancias. Ninguno de los dos respondería al ataque del otro y se cubrirían las espaldas, así los dos tendrían un 50% de posibilidades de victoria (sino cada uno contaba con un 25%).

Primero atacaría Guerini, el más débil. El italiano gozaría de la ventaja del estrecho marcaje que sufriría Pereiro por parte de Casar y Pellizzoti, quienes temían un esprint cara a cara con el corredor gallego. Pero, si cualquiera de los dos respondía al ataque del corredor T-Mobile sus opciones se quedarían en nada, y en ese caso sería Pereiro quien tendría la victoria en bandeja tras haber realizado el último kilómetro a rueda.
Fue un órdago por parte de ambos, todo o nada, y en la que la victoria cayó del lado de Guerini, un gran ciclista que merece más elogios que los que se le dedican.

“Página Oficial del Tour de Francia”:http://www.letour.fr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *