Euskaltel y Astarloza se lo merecían

Habrá pocos equipos en este Tour de Francia que hayan trabajado con tanto ahínco la victoria como el Euskaltel-Euskadi. Y no han dado tregua hasta conseguirlo. Desde que se iniciaron los Pirineos, lugar preferido por los corredores naranjas para dar batalla, Amets Txurruka, Egoi Martínez y Mikel Astarloza sobre todo, han sido los protagonistas de la mayoría de las escapadas. El equipo en general, pero esos tres en particular, han estado sobresalientes.

Egoi Martínez fue quinto en Arcalis y en Vittel. Amets Txurruka segundo en Colmar y Mikel Astarloza tercero en Saint Girons, un final que le sirvió de aprendizaje para la victoria de hoy. El corredor guipuzcoano tuvo un curso acelerado de como actuar ante una victoria en el Tour de Francia cuando uno se impone a corredores más rápidos. Lo primero que aprendió es que no conviene ser excesivamente bondadoso. Eso es un error cuando se trata de ganar a adversarios muy peligrosos. Y segundo, que inevitablemente tiene que llegar sólo. Hoy lo ha hecho todo a la perfección. Y no sólo él sino todo el equipo. Primero porque no han descansado hasta entrar en la escapada buena del día. Segundo porque han llevado la iniciativa en muchos momentos. Y tercero porque Mikel Astarloza no ha exhibido todo su potencial hasta el momento oportuno.

No era nada fácil ganar hoy. El cuarteto de cabeza no contaban con mucha ventaja sobre otros cuatro que circulaban por detrás. La amenaza era constante. En esas circunstancias es muy difícil saber hasta que punto conviene tirar en cabeza o reservar fuerzas para un posible ataque. Si se comete algún error, la victoria se escapa. Tener fuerza no es suficiente, hacen falta muchas más cosas y Mikel Astarloza las ha conjugado todas en la justa medida para lograr una victoria preciosa y merecida ante la mirada de los Alpes, lugar privilegiado que añade un misticismo especial a su victoria.

En el Euskaltel-Euskadi ahora podrán descansar con tranquilidad. Uno de los objetivos primordiales de la temporada ya está cumplido.
Evidentemente no se pueden conformar con tres victorias (Samuel Sánchez en LLodio, Koldo Fernández de Larrea en Algarve y Mikel Astarloza en el Tour de Francia) y parte del equipo, con Samuel Sánchez a la cabeza, ya está preparando la Vuelta a España a conciencia. Pero deben tener una cosa clara. Que los objetivos se deben de fijar con antelación y con claridad. Cuando no se es el mejor luchar por la general y por victorias de etapa con los mismos corredores es un error, algo que han cometido en no pocas ocasiones en el Tour de Francia.