Mikel

Sucedió ayer, y la alegría era inmensa. Cuando un equipo como Euskaltel acude al Tour con el objetivo de un triunfo de etapa, lo más lógico es que no se obtenga la recompensa. De esta forma, el día que se obtiene, el triunfo es mucho más importante. Hacía seis años que un Euskaldun no ganaba en el Tour, y eso es reflejo de la dificultad que entraña. Por eso cuando se marca como objetivo la victoria, es como si la dieramos por hecha, y el no conseguirla es un desastre. Cuantas veces se ha mencionado ese objetivo, y que pocas veces se ha logrado. En fin, que todo esto le da mucho más valor al triunfo de Mikel. Un corredor completo, regular e inteligente en carrera. Quizás este triunfo le situe en otra órbita en el ciclismo, sin duda pasará a la historia, pero esto no es más que algo que venia tocando con la palma de su mano. Esta victoria no es casualidad. Es una fuga de mucho valor , en la que incluso no estaba en sus inicios. Ha arrancado de atras, ha cerrado un minuto de diferencia y luego ha ganado a todos los de la fuga. Está en todas las buenas escapadas de este Tour, demostrando su nivel deportivo. Y por cierto, a Mikel no le es suficiente, quiere estar entre los diez primeros, algo que él valora muchisimo, sabedor de lo que cuesta estar ahí. Mikel es capaz de ganar cualquier etapa, y de estar entre los diez de la general, algo al alcance de muy pocos. Y cada vez le veo más fuerte. Zorionak Mikel, gora Pasaia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *