Ninguna duda.

No tengo ninguna duda. Hace ya más de un año que Armstrong anunció su regreso a la competición. Ese día confié en que podía ganar el Tour, y lo cierto es que fue tercero. Un puesto que muy pocos le creían capaz de ocupar. Ni las personas que más entienden de ciclismo, ni los médicos que más entienden de rendimientos se ponían de acuerdo al opinar sobre el posible rendimiento del americano.

Todo esto me demuestra que esa gente que al hablar sienta cátedra, no tienen siempre razón. Y lo peor es que cuando se equivocan en sus cerradas opiniones, no sólo no rectifican, sino que continúan intentando sentar cátedra.
Realmente me aburren, ya que hay ocasiones en las que pueden confundir al aficionado.

Hay otro tipo de personas que opinan, pero lo hacen desde el respeto y con humildad. De ellos no me importa el error, y es que a nadie se le puede negar la opinión, es más, resulta enriquecedor.

En este caso sigo pensando que Armstrong puede volver a ganar un Tour. Las razones creo que las he dado en diferentes ocasiones, pero para el 2010 lo creo con más fuerza. Su cuerpo ha trabajado mucho este año, y ya ha recordado lo que son los esfuerzos, además ya ha asumido lo que son todas esas cargas. Ahora, como anuncia el propio corredor, su misión será afinar la puesta a punto, y no pegarse toda la paliza que se dió el año pasado. En el 2010 está mejor preparado física y mentalmente. El equipo que ha juntado también está más seguro de si mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *