Dinero y yo, dinero y yo…

Un nuevo equipo que se queda sin sponsor. Caisse d´epargne abandona el patrocinio de la infraestructura más solida del ciclismo. El equipo de Unzue tendrá que encontrar una nueva fuente de finanzación.

Ante esta situación, antes me preocupaba más que ahora.
En el último artículo ya mostré mi desacuerdo con las exijencias del Protour. Recuerdo con añoranza la época en la que equipos como Dormilon, Huesitos, Teka, Orbea, Paternina, BH, Reynolds o Puertas Mavisa (por citar a algunos) tenian lugar en el ciclismo. Hoy en día hemos ido de “guays”, y ya sólo tienen cabida equipos con grandes marcas a sus espaldas o incluso las instituciones públicas. Cuando una de esas marcas cae, es cuando surgen los problemas. Puede ser que los que formen parte de estos grupos estén mejor pagados que antiguamente, pero quizás necesitemos menos multimillonarios y conformarnos con millonarios a secas.

Y decía que no me preocupa, ya que creo que en este momento hay otros problemas más gordos. La base está tocada, hay menos corredores en categorías inferiores, pero el problema no lo veo en los ciclistas. Los organizadores están cansados, y no sólo la crisis les pasa factura. Hace falta un relevo generacional, los jovenes a los que tanto se ha ayudado cuando ellos lo necesitaban, ahora no están dispuestos a ayudar. No sólo en temas organizativos, también a la hora de enseñar a los infantiles, cadetes… Ya no hay gente ni para llevar a los niños a las carreras. Si no hay dinero a cambio, no hay nadie dispuesto a hacer nada por el ciclismo. Todos piensan a lo grande , en el Protour, en el dinero, en el yo, yo, yo, yo y luego también yo.

Por ese motivo, no es que me de igual lo que pase con Caisse d´epargne (ya que para los jovenes es una salida menos) pero al final te das cuenta que cada uno piensa
en su propia persona, aunque luego hablen en nombre del ciclismo. La base está cogida con pinzas, pero en los medios de comunicación sólo se refleja lo que les pasa a los multimillonarios. Realmente existe un problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *