¿Qué le ocurre a Mark Cavendish?

Mark Cavendish debe estar sufriendo mucho, porque no hay mayor dolor que recordar los tiempos felices desde la miseria. El año pasado Cavendish ganó 23 carreras, entre ella la Milán-San Remo que se disputará el próximo día 20. Este año es casi seguro que no repetirá victoria. Esta desconocido, reducido a un corredor mediocre. ¿Por qué?

Nada extraño debe pensarse sobre su estado actual, auque sí llama la atención. El pasado 12 de enero, cuando el equipo se encontraba concentrado en Mallorca, Cavendish debió de recibir un tratamiento bucal debido a la infección que padecía. Los doctores le recetaron antibióticos con la orden de que descansara para recuperarse lo antes posible. Le tuvieron que extraer un incisivo y le han colocado un aparato para corregir el problema. Seguramente el problema bucal se esté solucionando pero el físico, aún no. Cavendish se rezaga en todos los puentes. Está muy por debajo de su mejor nivel, muy por debajo.

En el equipo no ha saltado la alarma, pero están discutiendo su calendario. Es probable que ahora corra la Vuelta a Cataluña y no acuda a la Gante-Wevelgen, pero sí al Tour de Flandes. Y tampoco es seguro que este año vaya a correr el Giro de Italia. Quizás vaya al Tour de California. Pese a todos los problemas su principal objetivo de la temporada no ha variado; sigue soñando con el maillot verde del Tour de Francia.