Poca crono, mucha dureza

El recorrido del Giro 2010 es muy muy duro. Eso no es novedad. Desde la irrupción de Marco Pantani los organizadores han mostrado al mundo unas montañas que no parecían existir en la década de los ochenta, cuando todo estaba destinado a favorecer a Saronni y Moser. Siempre les ha ido bien. Entonces y ahora. Con ese tipo de recorrido ganaron Ivan Gotti (en dos ocasiones), Marco Pantani, Stefano Garzelli, Gilberto Simoni (en dos ocasiones), Paolo Savoldelli (en dos ocasiones), Damiano Cunego, Ivan Basso y Danilo Di Luca.

Este año parece que la organización también quiere un ganador local. Para ello han preparado el recorrido. Los italianos que optan a ganar grandes vueltas no son buenos contrarrelojistas. Es un dato objetivo. Necesitan montaña, mucha montaña. Los organizadores lo saben muy bien. Todo el mundo lo sabe. No hay más que mirar los datos. Cuando ganó Di Luca en 2007, tan sólo cubrieron 43 kilómetros en cronos llanas. En 2008 fueron 80 kilómetros y ganó Alberto Contador. El año pasado fueron 75 y ganó Denis Menchov. La formula no funcionó. Vuelta al pasado. Este año sólo cubrirán 23,7 kilómetros en cronos llanas; 12,9 serán en cronoescalada y otros 32 por equipos, ambas especialidades favorecen a los escaladores.

Si todo eso fuera poco, el Giro 2010 tendrá cinco finales en alto. Terminillo (8º etapa), Zoncolan, Kronplatz, Aprica y Tonale en la última semana. Una tortura. Terminillo no marcará diferencias. Zoncolan y Kronplatz son dos paredes totalmente verticales; en la etapa de Aprica se subirá el Mortirolo, y el mítico Gavia al día siguiente. Sólo falta la aportación de los corredores para que sea una carrera épica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *