A Contador aún le falta resistencia

Pese a la victoria en Alpe d’Huez, Alberto Contador no está al cien por cien. Pero que no se alarme nadie, no es una mala noticia, sino todo lo contrario. Todos aquellos corredores que han ganado la Dauphiné Liberé en los últimos siete años poco han hecho luego en el Tour. Además en los 62 años de historia de la carrera sólo en diez ocasiones se ha podido hacer doblete, el último fue Armstrong en 2002 y 2003.

El corredor del Astana ha corrido con mucho tesón porque la victoria en la mítica llegada es un aliciente para cualquiera y gusta inscribir el nombre en una cima con ese prestigio. Ha actuado con responsabilidad, poniendo a trabajar a todo su equipo, que ha pasado con nota el examen de cara al Tour. Llegado el momento Contador tendrá un equipo que le pueda proteger y auxiliar en los momentos difíciles. Que nadie lo dude.

A Contador no le faltaba ni ritmo ni ganas, le faltaba resistencia. En cada ataque la velocidad que imprimía era notable, pero no podía prolongar ese nivel de esfuerzo más a allá de 300 metros. Inevitablemente tenía que bajar el ritmo, y no tanto porque le siguiera con facilidad Janez Brajkovic, el líder que ha demostrado ser, con diferencia, el hombre más fuerte de la carrera, sino porque de haberlo intentado se hubiera ahogado en su propio esfuerzo. Por eso, ha atacado en un sinfín de ocasiones. A lo mejor buscaba intimidar a sus rivales, pero no lo ha logrado. No era el Contador del Tour de Francia, ese que con un ataque hace añicos a todo el que pretende seguirle. Pero, llegado el Tour de Francia, volverá a hacerlo. Está en el camino correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *