Huelga sin sentido

El pelotón ha hecho huelga en los últimos kilómetros. Tras las numerosas caídas en la bajada del Stockeu nadie ha pegado ni golpe. Sólo aquellos que se habían rezagado. No lo entiendo. No comprendo que se quejen sobre la peligrosidad de un recorrido que han transitado en numerosas ocasiones en la Liege-Bastogne-Liege y otras carreras que se disputan por esos lugares. Además, ¿contra quién se quejaban?. ¿Acaso son los organizadores los responsables de haber llovido? Nunca me he caracterizado por defender a los organizadores, y menos al Tour, pero en este caso creo que no tienen ninguna responsabilidad sobre lo que ha sucedido. Creo además que si bien el recorrido sea o no peligroso es obligación de cada corredor tomar las medidas oportunas para no caerse ni lesionar a sus colegas por un comportamiento incorrecto o excesivamente atrevido.

Eso por una parte, y por otra el debate se centrará ahora qué es lo que hubiera ocurrido si las circunstancias de la caída hubieran sido algo diferentes. Si hubieran sido otros los que se hubieran quedado rezagados o hubieran ido en cabeza. Nunca lo sabremos, pero mi percepción es que no se atacó porque el único líder con personalidad que iba en el grupo cabecero era Cancellara, compañero de equipo de los Schleck. En una situación en la que hay que improvisar una estrategia siempre son los líderes los que deciden. Hoy ningún corredor que pretende disputar el Tour estaba en cabeza al terminar la bajada del Stockeu. Esa ha sido la clave. Estaban Kloden, pero Armstrong estaba detrás. Estaba Menchov, que nunca se ha caracterizado por ser muy atrevido. El resto, todos estaban detras: Armstrong, Contador, Wiggins, Basso, Evans….Si alguno de ellos hubiera ido en cabeza, estoy convencido que hubieran seguido la marcha para intentar desbancar a algún adversario. Ocurrió en el Giro cuando se cayeron Basso y Nibali. Adelante, Evans, Garzelli, Scarponi y Vinokourov aceleraron alocadamente y ya no hay nadie que para esa ruleta loca. Ocurrió lo mismo cuando Iban Mayo se quedó cortado en el pavés en 2004, o Zulle en el paso de Gois en 1999. Y hubiera ocurrido hoy si alguno que aspira al podium hubiera estado en cabeza. Pero para suerte de los Schleck no había nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *