Presos en la desgracia

Ya hay un motivo más de discusión en este Tour de Francia. ¿Debía Alberto Contador esperar a Andy Schleck cuando ha sufrido la avería mecánica?. Hay precedentes para analizar la pregunta. Muy recientes y muy llamativos por cierto. En 2003, subiendo Luz Ardiden, Lance Armstrong se trabó con la gorra de un espectador y cayó al suelo llevándose con él a Iban Mayo. Jan Ullrich, su principal adversario y que marchaba segundo en la general, esperó a que el americano se repusiera del infortunio. Fue un gesto de una humanidad poco común en el deporte, algo que llamó la atención. Un dato de la generosidad del alemán.

Hoy Alberto Contador ha actuado de una forma diametralmente opuesta. Estaba llegando a la altura de Andy Schleck, cuando de repente, ha visto que el líder ha sufrido una avería mecánica de la cual podía sacar una ventaja que si no hubiera sido imposible. Ha acelerado para distanciar al líder y se ha llevado junto a él a Menchov y Samuel Sánchez, que dicho sea de paso están demostrando en los Pirineos estar mucho más cerca de Contador y Schleck que en los Alpes.

Este hecho traerá cola y seguro que mañana los periódicos de medio mundo hablan de ello. Yo daré mi opinión. Nunca es agradable sacar provecho del mal ajeno, pero el deporte, la competición, tampoco se puede mostrar continuamente sensible a los problemas generados por la misma competición. Sería un fraude. Además sería imposible mostrarse ante todos de forma igualitaria. En competición ocurren un sinfin de problemas de esa naturaleza y casi nunca se repara en ellas. También hay ejemplos de ello. Camino de Arenberg, muchos corredores sufrieron pinchazos, averías y caídas. Andy Schleck, fue uno de los pocos favoritos en salir beneficiado de ello. Como entonces, hoy la carrera ya estaba lanzada, ha sido el propio Andy quién ha atacado y Contador no ha hecho más que seguir con el esfuerzo que había emprendido para alcanzar al líder.

Ningún esprinter frena cuando en los últimos metros algún adversario sufre alguna caída o avería. Ninguna escapada llora la mala suerte de alguno de sus integrantes en los kilómetros finales. La lucha por la general no debe ser diferente. No al menos en las circunstancias que se han dado hoy.

4 opiniones en “Presos en la desgracia”

  1. Como dice Xabier, sobre el incidente Contador-Schleck de hoy hay muchas interpretaciones y opiniones y a mi tambien me apetece dar mi punto de vista. Sin ponernos a analizar todos los casos precedentes en los que se ha dado algun caso similar ya sean por caidas,averias u otros infortunios, creo que ese codigo no escrito que existe o (quiza no?)en el peloton, por el cual no es de recibo aprovecharse del mal o la desventaja ajena, se aplica sin ningun tipo de criterio. Lo hemos podido comprobar en este tour en el que un dia se para la carrera por caida de Juanito y otro dia ante la caida de Pepito, como se dice en mi tierra ”Hor konpon Marianton”. La linea que separa una accion de la otra es muy delgada. Unos justificaran una actuacion determinada en funcion de sus sentimientos y simpatias por un corredor(por eso en la prensa española mañana la actuacion de Contador sera justificada sin paliativos) mientras que otros encontraran argumentos igualmente justificados para calificar esa misma actuacion como sucia o como minimo incorrecta, como ya lo estan haciendo infinidad de medios de comunicacion o deportistas (El twitter o facebook esta que arde!)que precisamente no simpatizan con Contador. Como seres humanos que somos somos altamente influenciables y es dificil que nuestros pensamientos sean siempre objetivos. Yo no voy a entrar a valorar si la forma en la que Contador a conseguido vestirse de amarillo es justa o no simplemente dire que no es la que nos hubiera gustado a casi todos. Pienso que como bien dice Xabier aquella generosidad de Ulrich ante la caida de Armstrong fue un gesto que en su dia merecio la admiracion de la gran mayoria de aficionados,un gesto por el que Ulrich gano muchisimas simpatias y que quedo en la memoria de los aficionados. Como hubieran reaccionado ante la situacion de hoy otros corredores? sinceramente creo que algunos hubieran parado y otros no. Tan sencillo como eso. Entramos en la personalidad de cada persona y ante eso creo que no hay que darle mas vueltas. Hay que recordar que Contador ya se gano muchos ”enemigos”en el tour del año pasado cuando una maniobra suya descolgo a su compañero de equipo Andreas Kloden terminando con sus opciones de Podium y regalando la etapa a los schleck. Lo de hoy en el coll de Bales ha sido otro incidente por el que Contador perdera o al menos no sumara muchos seguidores. Tampoco le va a favorecer haber declarado que no se ha dado cuenta de la averia mecanica de schleck, algo que no se lo cree nadie. Ademas creo que se ha complicado la vida ya que parte de la critica mediatica va a ejercer una presion muy importante durante los cuatro dias que restan para acabar el Tour y a juzgar por lo igualadas que estan las fuerzas en esta ultima parte de la carrera, este clima enrarecido puede jugar en su contra. Andy schleck ya ha declarado que el no hubiera actuado de esa manera y que la revancha llegara en los proximos dias. Por lo que la polemica y el morbo esta servido e indudablemente tambien el expectaculo.
    Ah! y ojo que como dice Xabier en estos momentos Samuel y sobre todo el Navaruso Menchov no son mucho menos que Contador y Schleck y pueden sacar provecho de esta situacion. Como se suele decir, A rio revuelto…

  2. Yo creo que lo que sucedió en las etapas de Spa y Arenberg y lo que ha sucedido hoy son circunstancias muy diferentes:

    En Spa, la carretera mojada y peligrosa era para todos la misma, y unos se cayeron y otros no. A mí no me gustó lo que hizo Cancellara, creo que el pelotón tenía que haber seguido a lo suyo, que bastante hicieron ellos con no caerse en Stockeu, como para tener que esperar a unos que sí se cayeron.

    En Arenberg, más de lo mismo: el pavés era el mismo para todos, y creo que la carrera tenía que continuar como de hecho continuó.

    Y hoy no ha sido un tema que afectara a todos, sino una avería que casualmente afectaba al lider. En ese caso, yo soy partidario de actuar como lo hizo Ullrich.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *