Seguimos a la espera

Hace mes y pico que saltó el caso Contador. Aún no hay resolución y los daños están siendo terribles. No hay conversación que no gire en torno al caso más controvertido de los últimos tiempos. Hay opiniones para todos los gustos. Desde los que piensan que es un claro ejemplo de dopage, a aquellos que creen en la absoluta inocencia del corredor. Aunque personalmente piense lo contrario, diría que las encuestas darían un claro resultado de culpabilidad. Es el run-run que se oye en la calle y se escucha en las conversaciones de ciclistas y exciclistas.

No tengo la menor duda que tanto la UCI como la AMA están haciendo todo lo posible para determinar cuanto antes un veredicto final, pero no se quieren apresurar. Cualquier mínimo error sería nefasto para el ciclismo. Se trata de Alberto Contador, el mejor corredor del mundo y las consecuencias, positivas o negativas, son proporcionales a su estatus. La UCI no quiere ni debe ser transigente con la ruptura de la norma, pero castigar a un inocente sería peor, algo que no se puede permitir ninguna legislación.

Los precedentes tampoco aclaran nada. Hay corredores que han sido castigados por la ingesta de clembuterol. Otros que al demostrarse que procedía de carne contaminada por la misma sustancia han visto rebajada la sanción a la mitad Y, también hay deportistas que ha sido declarados inocentes pese a que los análisis mostraran algún resto del fármaco.

El caso se está demorando en exceso y urge una solución rápida pero, sobre todo, justa. Reconozco que esta cuestión tiene mucho de fe, de creer la versión de las fuentes consultadas. pero me sigo decantando por su inocencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *