Disminución de los casos positivos

Más que la por la cuantía de los positivos que se han conocido en los últimos tiempos, lo que verdaderamente ha elevado la alarma social en contra del ciclismo ha sido el calibre de sus protagonistas y la repercusión que por ello ha tenido este deporte en los medios de comunicación. Con todo ello, no son pocos los que piensan que la grave problemática del doping se centra exclusivamente en el ciclismo, cosa tan manida como incierta como demuestran los casos de dopaje de otros deportes que afrontan con la profesionalidad que requiere un problema tan grave como este.

Es evidente que el dopaje ha existido, existe y existirá. Sería una utopía pensar lo contrario, pero no es menos cierto que gracias a las medidas que se han tomado en los últimos tiempos ha habido una mejora sustancial en cuanto a su limpieza, afirmación que corroboran los datos que ha publicado la revista Wielermagazine citando fuentes de la UCI.
En 1965 se realizaron un total de 254 controles resultando positivos 65 (25,59%; en 1975 se realizaron 1.149 controles y 40 dieron un resultado positivo (8,48%); en 1985 hubo un descenso en cuanto al número de controles realizados, tan sólo 975 y 22 casos de positivo (2,25%); y en 2006 se realizaron 5.570 controles y se dieron 31 casos de positivo, tan sólo 0,55 %.

Está claro que si este deporte quiere tener cierta credibilidad, la lucha contra el dopaje no debe cesar, pero los datos y otras situaciones que no se pueden objetivar demuestran que la normativa actual está dando sus frutos, y aquellos que piensen en engañar lo tiene realmente difícil, porque cómo dice el refrán, uno puede mentir a muchos durante cierto tiempo, o a uno durante mucho tiempo, pero es imposible hacerlo a muchos durante mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *