El mismo error

Después de una larga espera de casi dos años, Alejandro Valverde se ha podido presentar ante el mundo como ciclista profesional. Es una gran noticia. Cumplida su sanción por dopaje sanguíneo, podrá volver a demostrar su valía para gozo de no pocos seguidores. Su presentación se celebró bajo la euforia de un regreso necesario para su equipo.

No pude seguir la presentación en directo, pero según he podido leer y escuchar, esa euforia se contagió hasta los propios protagonistas que dijeron plantearse la, incluso, victoria del Tour de Francia, un objetivo que me parece excesivo. Considero a Valverde como unos de los mejores corredores del Mundo, pero creo sinceramente que jamás ganará un Tour, y señalar esa hazaña como objetivo me parece irresponsable. Nunca he pensado que esta capacitado para ganar un Tour y menos en el año de su regreso por sanción. Nadie lo ha conseguido.

Ya se sabe que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Dos, o todas las veces que hagan falta. Este es un ejemplo. Retirado Indurain, Unzue y Echavarri nombraron a Abraham Olano como su sucesor natural. Flaco favor el que le hicieron al corredor guipuzcoano que como era lógico no pudo con tamaña responsabilidad porque sencillamente Indurain era insustituible. Olano fue uno de los mejores corredores del Mundo pero nunca pudo ganar el Tour. Logró, entre otras muchas cosas, hacer historia en el mundial siendo el único ciclista en haber ganado las dos especialidades, ruta y contrarreloj, pero es probable que no pocos aficionados guarden un sabor agridulce por no haber conseguido las expectativas que vendió su equipo. A Valverde le puede pasar lo mismo por haber cometido el error de prometer unos objetivos, en mi opinión, inalcanzables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *