No hay solución adecuada

No sé porque a menudo nos empeñamos en buscar solución a lo que no tiene. Debe ser un error humano. Uno más. Durante la primera semana del Tour el dilema fue cómo evitar las numerosísimas caídas que se producen en la carrera francesa. Ni las rotondas, ni las carreteras estrechas ni nada de nada, esas caídas son inevitables, porque son producidas por los propios corredores por ese afán de no ceder y de querer ir donde no todos lo pueden hacer.

La Vuelta a España ha ofrecido hoy otra cuestión semejante. ¿Qué se debe hacer cuando ocurre una caída masiva en el que está el líder o algún corredor importante? Es una pregunta sin respuesta. Cada caída es diferente, por circunstancias y por consecuencias. Creo que todos estamos de acuerdo en que es feo y poco ético aprovecharse de la desgracia ajena cuando no hay nada en juego. Pero la cosa cambia si la batalla esta desatada. Como ayer. El Sky, consciente del peligro del viento de costado, comenzó a organizar un abanico para intentar desbancar a algún adversario de Froome. Justo en ese momento hubo una caída en la que se vieron involucrados la mayoría de los corredores del Movistar, incluido el líder. Pero la batalla ya se había desatado, la estrategia del Sky ya estaba en marcha. Por tanto, no veo razón alguna por la que no debían de continuar con su trabajo. ¿Acaso si Froome o Contador hubieran caído en la subida a Valdezcaray hubieran parado sus adversarios?. No lo creo. Ni lo deben hacer. Las caídas a veces ocurren por torpeza de los corredores o por simplemente descuidos o casualidades, y hay que aceptarlas como circunstancias de carrera. De nada sirve buscar una solución a lo que no tiene.

Mal haría el ciclismo si por cada circunstancia desgraciada los corredores se desvincularan de su esfuerzo y se convirtieran en hermanitas de la caridad.

2 opiniones en “No hay solución adecuada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *