Resurgir colombiano

Primero Sergio Henao; segundo Carlos Betancur; cuarto Nairo Quintana. Líder el del Sky, Henao. El la Vuelta al País Vasco hay sólo 5 corredores colombianos, pero casi todos ellos han sido protagonistas de primer orden en la etapa con final en la dura rampa de La Lejana. Ha sido el resurgir del ciclismo colombiano, porque si en lugar de esos apellidos hubiéramos escrito los de Lucho Herrera, Fabio Parra, o Pacho Rodríguez nos hubiéramos trasladado a los años ochenta, sin duda la época dorada del ciclismo colombiano a nivel internacional.

Tras aquellos extraordinarios años en los que Colombia contó con incluso dos equipos completos en el Tour de Francia, el ciclismo colombiano entró en un letargo de la que se empieza poco a poco a recuperar. Desde los finales de los noventa hasta prácticamente hace un par de años, su presencia ha sido nula. Los escarabajos desaparecieron, y todo su protagonismo cayó en dos corredores atípicos para un ciclismo que premia a los escaladores: Santiago Botero y Victor Hugo Peña. Ambos destacaron más en la contrareloj que en la escalada, especialidad en la que Botero llegó a ser Campeón del Mundo en 2002 e incluso de ganar a Armstrong en el Tour de Francia y Dauphiné Liberé. Una vez retirados, Colombia cayó casi casi en el anonimato. Sin invitaciones para acudir a las pruebas más importantes, su calendario se limitó a Latinoamérica. Pese a su humildad, no cesaron en el empeño de volver a la élite y la apuesta por equipos como Colombia es Pasión o Boyacá está dando sus frutos.

Al no tener aún una infraestructura estable la mayoría de los mejores corredores se encuentran en equipos extranjeros del World Tour pero los Uran, Henao, Quintana, Betancur y compañía, servirán de faro para un ciclismo que está resurgiendo, lo cual, es una buena noticia.

Por cierto esperaré a la etapa de Arrate para hacer una valoración mejor argumentada, pero cada vez me decanto más por Richie Porte como ganador de la carrera. Contador no está, y me da que estará menos en la lucha individual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *