Dan Martin recobra el brillo

El ciclo de las grandes clásicas ha finalizado con la victoria de un corredor inesperado, Dan Martin, un ciclista gris al que se le atribuían ciertas virtudes pero no lucía casi ninguna de ellas hasta esta temporada. No al menos de forma regular. Ganó la Ruta del Sur el año 2008, año de su debut, con sólo 21 años, hecho que hizo disparar sus acciones en la bolsa deportiva, y pese a lograr el triunfo absoluto en Polonia 2010 y, otros buenos puestos en vueltas de una semana que no conviene olvidar, seguía siendo un ciclista de color mate.

Ahora con 26 años, parece que le está llegando la madurez. Ha logrado dos victorias antológicas con las mismas armas y ante el mismo adversario: una brillante estrategia de equipo con Ryder Hesjedal como pieza clave, y, ante Joaquín Rodríguez, corredor al que batió tanto en Cataluña como ayer en Lieja.

La primera de sus exhibiciones se dio en Port Ainé, una etapa que quedará para la memoria por haber sido uno de los pocos corredores en ganar un pulso directo al pelotón en la última subida. En aquella ocasión hubo una escapada en la que también se metió Ryder Hesjedal que como casi siempre vació sus entrañas dejándole al irlandés con una ventaja de poco más de un minuto a pie del último puerto, diferencia que tras una ascensión sobresaliente Martin mantuvo hasta la meta con respecto a muchos de los favoritos.

Ayer en la Lieja ocurrió algo parecido. El Garmin-Sharp sabe que en la lucha directa lo tiene difícil para batir a los más grandes y por eso apuesta por estrategias valientes. Es una gran aportación para el ciclismo, acostumbrado a que casi siempre gane solo el más fuerte. Pero la necesidad agudiza el ingenio y en eso Jonatahan Vaughters es muy espabilado. Lanzó primero a Ryder Hesjedal, que ayer demostró estar a punto para el Giro de Italia, carrera en la que defenderá el título. El canadiense no se guardó nada. Fue el más colaborador en el grupo que se formó en el nuevo Cote de Colonster. Luego, viendo que había algunos equipos que siguen sin entender la filosofía de estas carreras en las que normalmente colaboran todos, se marchó en solitario y mantuvo en jaque al pelotón durante un buen puñado de kilómetros. Y finalmente fue el único que hizo capaz que el grupo de los Martin, Joaquín Rodríguez, Valverde, Scarponi, Antón, etc, llegara con opciones de disputar la carrera, el único que tiró a bloque ante la seria amenaza del pelotón. Si no llega a ser por él, los Astana comandados por Nibali, más flojo de lo que preveía, hubieran atrapado al grupo de cabeza.

Entre los elegidos Garmin-Sharp contaba con dos hombres y sacó provecho por haber guiado la carrera con personalidad propia, como hacen los grandes, sin esperar al resto, llevando la iniciativa para buscar la situación que más les conviene. Pero que nadie piense que Martín ganó sólo por la brillante estrategia de su equipo, en el mano a mano que se dio en San Nicolas, allí donde atacaron Betancur y Joaquín Rodríguez, y Valverde dejó como a un cicloturista a Gilbert, Martin respondió con entereza, y en la llegada sacó de la chistera ese don de escalador al que por fin está sacando el brillo que merecía.

1 opinión en “Dan Martin recobra el brillo”

  1. Martin eta taldea oso ondo. Valverde? Zergatik geratu zen Quintana? Ezinena zebilelako ala Vlaverderen apostua indartzeko? Valverde askotan bezala horrelakoetan ia besteen indarrak aprobetxatuz irabaslea izatea. Eskerrak ez zuela lortu. Zuk jakingo duzu baina gogoratzen duzu Valverde egindako erasoren bat 10 , 5, km muga aurretik?
    Agurrak

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *