Contador, talento reivindicativo

Alberto Contador es único. Sólo un ciclista extraordinario puede realizar la gesta que acaba de lograr: ganar una gran vuelta sin estar al ciento por ciento. Por eso tiene la victoria del Giro más mérito, incluso, que la del Tour de año pasado. Es sin duda, el corredor que seguirá con la saga de los grandes campeones de la historia: Alfredo Binda, Fausto Coppi, Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Bernard Hinault, Miguel Indurian y Lance Armstrong.

La de Contador ha sido el triunfo de la clase y la ambición. Sólo así se puede entender que un corredor que estuvo en su plenitud durante los meses de marzo y abril (victorias en Castilla-León y Vuelta al País Vasco), pueda imponerse en una vuelta de tres semanas durante el mes de mayo. Sin contar con el don especial que la naturaleza otorga por capricho a unos pocos, sería imposible hazaña de tal magnitud.

Pero no es menos cierto, que el talento serviría de poco sino fuera acompañado de una ambición y capacidad de sacrificio que ha demostrado el humilde corredor de Pinto. La vida le ha enseñado muchas cosas en poco tiempo. La cruda realidad que ha tenido que soportar tanto en su vida privada como en la deportiva, le han dotado de una personalidad más madura que la que indica su carné de identidad. Tiene un hermano con parálisis cerebral. Él mismo sufrió un cavernoma en 2004 que incluso hizo que se temiera por su vida. Y por si todo eso fuera poco, la intencionalidad manifiesta por querer implicarle en la Operación Puerto y la injusticia que padece su equipo por parte de los organizadores del Tour de Francia, han provocado que Alberto sea una fuente inagotable de rabia con la que es capaz de superar cualquier obstáculo por grande que sea.

Aunque la simulación del disparo que realiza al aire se haya convertido en seña de identidad de todas sus victorias, la bala reivindicativa que lanzó al final de la crono de Milán tiene un único objetivo que, por desgracia, todo el mundo conoce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *