¿Dónde está Kittel?

Cavendish, Kristoff, Greipel, Ewan, Gaviria, Viviani, Groenewegen, Degenkolb, Mareczko, Sagan, Cort, Modolo, Colbrelli, Coquard, Danny Van Poppel, Nizzolo….todos los esprinters de cierta categoría ya han estrenado su casillero en esta temporada 2018. Y alguno como Viviani o Gaviria llevan cinco y cuatro triunfos respectivamente siendo los dos hombres más laureados hasta el momento. Es lo habitual, pues las primeras carreras del año son muy propicias para ir puliendo los trenos y finalizar las etapas al esprint. De todos ellos llama poderosamente la atención que Marcel Kittel, si no el más grande uno de los más grandes esprinters del pelotón actual, aún no haya levantado los brazos. Desde su debut en 2011, y a excepción del 2015 en que según la versión oficial estuvo enfermo, nunca ha tenido un inicio tan pobre.

Marcel Kittel aún no ha estrenado su casillero de victorias

En 2017 ya había logrado 4 victorias para estas alturas de la temporada, la misma cantidad que en 2016; en 2014 y 2012 fueron tres triunfos, y en 2013 y el año de su debut había logrado, al menos, una victoria. Que se sepa Kittel no ha tenido ninguna lesión ni caída ni contratiempo en su puesta a punto de la actual temporada y por eso es llamativo verle en más ocasiones fuera del Top-10 que dentro de él, en el que sólo ha podido clasificarse en tres ocasiones en las ocho ocasiones que ha tenido. Aunque seguramente aún padecerán alguna falta de entendimiento en su trabajo, en mi opinión, nada o poco tiene que ver el cambio de equipo porque Kittel sabe ganar con él y sin él, cogiendo la rueda que le convenga y haciendo su propio esprint como lo ha dejado patente en el Tour de Francia en alguna de sus 14 victorias logradas en tan solo cuatro participaciones. El problema es que en estos momentos no estará, ni de lejos, tan fino como en Julio, pero tranquilos, todo llegará.