Los veteranos corren, los jóvenes ganan

En un pelotón envejecido como nunca (hay 75 corredores que este año cumplirán 35 años o más), los jóvenes, los muy jóvenes, están teniendo un protagonismo como jamás se ha visto. El ejemplo más claro es el de Tadej Pogacar, que con tan solo 20 años y en su segunda carrera en el World Tour, se ha llevado la Vuelta al Algarve, sustituyendo en el palmarés a corredores del prestigio de Kwiatkowski, Thomas, Tony Martin o Alberto Contador en dos ocasiones todos ellos, o  Roglic, y Richie Porte. Bien es cierto que se trata de uno de los mejores corredores Sub-23 de la temporada anterior con victorias tan importantes como el Tour del Porvenir el Giro de Friuli-Venecia, o el G.P. de Priessnitz, pero no es nada habitual que un corredor debutante se imponga de forma tan prematura en una carrera de ese nivel.

Pogacar se llevó la Vuelta al Algarve

Es el único de los debutantes que ha logrado ganar una general, pero hay otros que han tenido actuaciones muy destacadas. Jasper Philipsen (20 años), el esprinter belga del Emirates ya ganó en el Down Under, e Iván Ramiro Sosa (21 años) estuvo a punto de aguar la fiesta a otro joven aunque ya veterano (Miguel Ángel López, 25 años) en la general de la Vuelta a Colombia. También merecen ser destacadas las actuaciones que está teniendo Sergio Higuita (21 años), corredor que a partir de junio recalará en el Education First pero que ahora está corriendo en la Fundación Euskadi con actuaciones llamativas allá donde participa (6 veces entre los Top-10).

Sosa estuvo a punto de ganar la Vuelta a Colombia

De la hornada de 22 años los esprinters Fabio Jakobsen, Hodeg y Halvorsen, y el contrarrelojista Filipo Ganna ya han logrado estrenar el palmarés del 2019. Otros se han tenido que conformar con algo menos, pero hechos destacables en cualquier caso. Daniel Martínez fue tercero en La Vuelta a Colombia aunque ya había saboreado la victoria en el Campeonato de Colombia contra el crono;  el irlandés Eddie Dunbar (Sky) fue  7º en La Provence, y el ruso Vlasov, ganador del Girino en 2018, 8º en Andalucia.

Pero de todos ellos quien más titulares se ha llevado ha sido Remco Evenepoel, el prodigio belga del Deceuninck-Quick Step que, de entrada,  se ha convertido en el corredor más popular entre los aficionados, aunque desconozco los criterios que utilizan para tal clasificación.

Evenepoel, doble campeón del Mundo Junior en 2018

Con 19 años recién cumplidos y estrenando la categoría sin  haber pasado previamente por los Sub-23, Evenpoel fue tercero en la crono de San Juan y noveno en la general después de trabajar para Julien Alaphilippe. En el Tour de los Emiratos Árabes que se está disputando, ayer, fue 15º en la etapa que ganó Valverde, y llegó nada más y nada menos que junto Kwiatkowski y Gorka Izagirre.

Es una señal mínima, pero suficiente para darse cuenta de que se trata de un ciclista diferente, tan diferente que tendrá que llevar el enorme peso de haber sido ya nombrado como el descendiente deportivo de Eddy Merckx, algo que si no se gestiona con acierto podría dar al traste con el enorme futuro que parece tener el jovencísimo belga como ya ha advertido Tom Boonen. Confiemos en que la experiencia y el buen hacer de Patrick Lefevre sepa proteger de toda presión exterior a Evenpoel para que vaya creciendo, aprendiendo y madurando por todas las etapas que necesita todo corredor antes de convertirse en un verdadero campeón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *