Marcel Kittel, la decepción del año

Si tuviéramos que hacer una lista de los casos más decepcionantes de ésta temporada 2018 un hombre que aparecería en todas ellas sería, sin duda, Marcel Kittel, el esprinter del Katusha, equipo que basó casi toda su estructura en apoyar al gran ciclista alemán y no ha conseguido apenas nada. Kittel ha cerrado el año con dos victorias y una interminable lista de retiradas y frustraciones. Ha sido junto con el 2015, su peor año desde que está en profesionales.

Kittel solo ha ganado dos etapas en 2018, las dos en Tirreno-Adriático

No es fácil aventurarse a mencionar las razones de un rendimiento tan nefasto sin tener, a priori, grandes lesiones o problemas. Yo siempre pienso que el deportista es el primero en querer tener éxito y quien más medios pone para que así ocurra, pero como llueve sobre mojado, me asaltan algunas dudas. La primera es con respecto al peso (sobrepeso) que ha tenido Kittel durante todo el año. En ningún momento se le ha visto tan fino como en años precedentes y casi todas las fuentes consultadas aseguran con certeza que durante muchos momentos de la temporada ha estado muy por encima, muy, de su peso ideal.

 

A cola de su equipo

En más de una ocasión también se ha argumentado que el cambio de equipo y la consiguiente descoordinación en la preparación de los esprints también han tenido su incidencia, y seguro que algo ha tenido, pero personalmente no magnificaría ese motivo porque Kittel ha demostrado en muchas ocasiones saber ganar con y sin equipo, con lanzadores y sin ellos, en esprines cortos y largos, rápidos y no tanto. Kittel ha sido muy superior al resto cuando ha podido dar su máximo. Ahí está su palmarés: cuatro victorias en el Tour de Francia 2013 y 2014; una en 2016, y cinco el año pasado. Un palmarés que solo supera Mark Cavendish en los últimos años (30 victorias en el Tour de Francia, cuatro menos que Eddy Merckx, recordman absoluto).

 

También hay que mencionar la cuestión del contrato porque hay quien piensa, y no pocos, que al firmar un supercontrato con el Katusha, Kittel se ha dormido en los laureles, algo parecido a lo que hizo en 2015 cuando siendo corredor del Giant-Alpecin firmó un contrato con el Quick-Step y se pasó el año casi en blanco; solo dos victorias, como en la temporada actual.

Kittel llegó fuera de control a la meta de La Rosiere

Tampoco ha ayudado a entender la situación la falta de información. En un video que colgó en su cuenta de twitter e l 24 de agosto tras la retirada en la Vuelta a Alemania (anteriormente se había tenido que retirar del Tour de Francia por llegar fuera de control en la 11ª etapa, y también se bajó en el Binck Bank Tour), prometió mantenernos informados pero creo que a día de hoy no ha vuelto a mencionar nada sobre el tema.

Sea como fuere parece dispuesto a resarcirse de este mal año y ya se encuentra entrenando por Girona de cara a la nueva temporada . Personalmente sigo manteniendo la fe en quien considero el esprinter más grande de los últimos cinco años (14 victorias en el Tour de Francia por 7 de Cavendish) y espero que vuelva con su mejor versión. El ciclismo no se puede permitir perder a un corredor como él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *