Malas noticias para Valverde

Pese a corta y fácil, aunque no exenta de sufrimiento, la crono de ayer en Cholet ha arrojado algunas de las pistas por las que puede discurrir este Tour de Francia. Creo que hubo algunas sorpresas, empezando por el propio ganador, y a la postre, líder de la carrera Stefan Schumacher. El alemán del Gerolsteiner es un buen contrarrelojista, pero no un consumado especialista. Hasta el momento sólo había ganado una crono de prestigio, la de la Tirreno-Adriático el año pasado, y apurando mucho, la del Tour del Benelux en 2006. Creo que ayer se disfrazó de Fabian Cancellara, muy flojo por cierto. Habrá que esperar como se desenvuelve el suizo en otras etapas, pero hay datos preocupantes para él. En la primera etapa intentó salir por detrás de Schumacher en el repecho de Plumelec, pero tan sólo fue un amago. No se distanció ni un centímetro. Al día siguiente, en Saint Brieuc, no fue tan demoledor como acostumbra en su empeño del último kilómetro. Pozzato lo minimizó en cuatro pedaladas. Pero, por si acaso, tiempo al tiempo.

Kim Kirchen también se salió. Hizo la crono de su vida, pues dos Campeonatos de Luxemburgo de la especialidad no dan para pensar que en una etapa como la de ayer pueda estar por encima de David Millar, mejorado con respecto a sus últimas pruebas, Cadel Evans, o Fabian Cancellara, doble campeón del Mundo. El luxemburgués parece dispuesto a tener, incluso, más protagonismo que el año pasado, que fue séptimo.

En cuanto a los hombres que más suenan para la general, el mejor fue Cadel Evans, que demostró haber subido sus prestaciones un puntito con respecto a la Dauphiné Liberé, lo cual demuestra la perfección de su preparación. Sensacional también Denis Menchov, recuperado totalmente de sus esfuerzos en el Giro y dispuesto para cumplir con la antigua teoría de que tanto en Italia como en Francia se puede rendir perfectamente. Habrá que ver.

En cambio Alejandro Valverde estuvo por debajo, muy por debajo, de sus expectativas. Parece que el maleficio de la Dauphiné se puede cumplir, una vez más. Hay muchos datos que demuestran una disminución de su rendimiento en la crono. Ni uno ni dos, hasta seis corredores que estuvieron bastante por debajo de él en la crono de la Dauphiné estuvieron ayer por delante del murciano: Cadel Evans, Maxime Monfort, Staf Clement, Oscar Pereiro, Samuel Sánchez y George Hincapie. Y, a pesar de que al igual que en la Dauphiné fue superior a Carlos Barredo y Mikel Astarloza, las diferencias son alarmantes. Al asturiano le sacó una ventaja de 2 minutos y 20 segundos en la Dauphiné; ayer, tan sólo 14 segundos. El vasco se clasificó a un minuto en la Dauphiné, ayer a ocho segundos.

Se podrá decir que al menos el resultado no fue tan catastrófico como el año pasado donde en la primera crono Evans le aventajó en casi cinco minutos. O que el recorrido de la Dauphiné y la de ayer no tenían nada que ver y que aquella era mejor para sus condiciones, pero también lo era para Monfort, Pereiro o Samuel Sánchez. Por tanto, considero que la crono de Cholet ha traído malas noticias para Valverde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *