Esto promete

Este Tour de Francia está siendo fiel a la particularidad que se le había atribuido antes de su inicio. Todo el mundo convino que sería un Tour abierto, sin ningún líder que dirigiera el devenir de la carrera. Y en vista de los últimos acontecimientos no parece que nada podrá desvelar su vencedor hasta la crono del penúltimo día. Las fuerzas están muy igualadas y muy justas según se ha podido comprobar en Prato Nevoso.

Cadel Evans parece atacado por el mismo mal que le hizo perder la Maglia Rosa en el Giro de 2002 con la victoria prácticamente en la mano. Nunca ha sido un gran escalador, pero no esperaba que sufriera como lo ha hecho en una subida sin grandes exigencias. Está mal que lo diga ahora, pero en los días anteriores me ha parecido verle excesivamente nervioso. Ha estado continuamente realizando subidas a cabeza del pelotón en solitario, sin ninguna necesidad y sin ningún tipo de ayuda por parte de sus compañeros. Ayer, en el puerto de cuarta categoría salió a reducir un intento de escapada de Andy Schleck, un corredor que se encontraba a más de ocho minutos en la General. Incomprensible.

No digo que su bajo rendimiento en el puerto italiano se deba a esos sobre esfuerzos, pero seguro que no le han ayudado. Ni eso, ni el excesivo optimismo que mostró en la rueda de prensa del primer día de descanso. Creo que lleva una presión excesiva.

Ahora que ha perdido el maillot amarillo, podrá relajarse y concentrarse algo más en conseguir su empresa. El CSC, el equipo más fuerte en montaña, tendrá ahora la obligación de llevar la carrera. Y pese a ser líder con Frank Schleck y tener muy bien colocado a Carlos Sastre, no lo tiene fácil. Riis sabe que con las diferencias actuales el Tour se le escapará en la crono del penúltimo día. Así que tendrá que inventar alguna estrategia magistral para dar solución a un problema complicado: apostar por el actual líder o por el teórico líder de su equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *