Entrenamiento en Altitud y Nutrición

            La altitud, de carácter moderado a extremo, ejerce un entorno hostil al organismo, el cual en compensación inicia procesos fisiológicos adaptativos. La hipoxia real, o simulada, reduce la presión parcial del oxígeno en sangre reduciendo significativamente la capacidad de generar energía y el consumo máximo de oxígeno (VO2max).

  En ayuda a una mejor capacidad de adaptación a la altura, existen medidas nutricionales específicas que serán claves para favorecer este proceso. Se deben tomar medidas para impedir el catabolismo, vigilar el estado de hidratación, protegerse ante el estrés oxidativo, y favorecer el aumento de la capacidad de transporte de oxígeno.

Medidas que habrán de realizarse periódicamente, considerando el plan de entrenamiento, disciplina y otras variables individuales.

Los cambios agudos y crónicos de la altura producen reducción de apetito, incremento de necesidad de hierro, proteínas, carbohidratos y líquidos.

La tasa metabólica aumenta afectando a la composición corporal. Se debe aumentar la dosis de carbohidratos y proteínas parea mantener el peso corporal. Se recomienda que el atleta aumente la frecuencia de ingestas, siendo los carbohidratos un mínimo del 60% de las necesidades energéticas diarias. Los CH son un óptimo sustrato en altura ya que para oxidarse consumen menos oxígeno que las grasas. Los deportes de resistencia pueden llegar a requerir hasta un 80% del gasto calórico diario en forma de CH.

El estrés oxidativo es mayor en altitud por lo que se requiere una suplementación de antioxidantes E y  C junto a dieta rica en los mismos.

Se debe modificar la dieta para reducir la producción de gas intestinal.

Una importante medida es la de optimizar la capacidad de conducción y utilización de oxígeno aumentando la cantidad de hemoglobina. La síntesis proteica es dependiente de la presencia de hierro tisular disponible por lo que habrá que aportar macronutrientes que favorezcan este proceso.

Se debe vigilar la perdida de líquidos por la altitud, que se sumará a la producida por la sudoración. Se pueden utilizar bebidas energéticas con dosis de cafeína de hasta 8mg/kg, lo cual no alterará el balance hídrico pero si mantendrá su efecto ergogénico en competición.

Puede ser interesante adicionar vitamina D para prevenir la hidroxilación en el riñón debido a la hipoxia y para prevenir la pérdida de masa magra.

 Fuente:

 “Nutritional considerations in altitude training” (Serrato, 2019).  Revista de Nutrición Clínica y Metabolismo 2019;2(2):78-83. 

Para mantenerte informado en cuanto a las Novedades del Entrenamiento en altitud, altitud simulada, hipoxia, rendimiento y salud, te invitamos a suscribirte a nuestro Blog de Hipoxia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *