Periodización del Entrenamiento en Altitud para Atletas de Élite

            Desde la década de los 60 ha habido un crecimiento continuo en el uso del estímulo de la hipoxia para la búsqueda de la mejora del rendimiento deportivo, ya sea en altitud real (terrestre), o bien en altitud simulada (entorno hipóxico hipobárico o normobárico).


La exposición o entrenamiento en altitud simulada como aplicación para la mejora de capacidades físicas de atletas es una disciplina multifactorial compleja, que precisa de un “cierto” entendimiento para alcanzar las mejores adaptaciones posibles, evitando de este modo los posibles efectos negativos que puedan surgir por desconocer el conjunto de diferentes variables que entran en juego en la aplicación del estímulo de la hipoxia en el deportista. Máxime cuando el deportista en cuestión es un atleta de élite que ha de hilar muy finamente su preparación.


Lo cierto es que el entrenamiento en altitud (real y/o simulada) es una estrategia ampliamente aceptada en el deporte de élite, sobre todo en atletas de resistencia, aunque también en deportes interválicos se están aplicando estrategias hipóxicas como el sprint repetido en hipoxia (RSH) con buenos resultados.


Recientemente se ha publicado un interesante artículo de revisión (sobre una referencia bibliográfica de 164 estudios publicados) del Doctor, Investigador y Profesor Iñigo Mujika y colaboradores (2019) en un esfuerzo considerable para evaluar puntos clave que se han de tener en cuenta en la planificación y periodización del entrenamiento en altitud simulada para atletas de resistencia de élite.

Invitamos al lector interesado a la completa lectura del artículo mencionado, del cual extraemos algunos puntos:



  • La revisión recoge evidencia disponible sobre periodización, incluyendo aspectos del entrenamiento como carga del entrenamiento y manipulación de la recuperación, monitorización del atleta, y consideraciones sobre estresores ambientales y nutricionales.
  • Los eritrocitos poseen una “memoria hipóxica” que puede facilitar una aclimatación más rápida cuando los participantes han tenido exposiciones previas a la altitud.
  • Repetidas exposiciones a la altitud en el tiempo pueden ser una adecuada estrategia para beneficiarse al máximo del entrenamiento en altitud en un atleta de élite.
  • Basado en la propia experiencia de los autores con atletas de élite y entrenamiento en altitud, consideran que, no hay no-respondedores a la hipoxia sino que más bien, un pobre resultado tras exposición a la hipoxia sea fruto de una inadecuada estrategia de planificación, periodización, programación y monitorización del entrenamiento en altitud.
  • 3 a 6 concentraciones en altitud anuales suelen ser usuales en la preparación de atletas de élite, y este tipo de estrategia repetida puede ser necesario para que algunos atletas se beneficien al máximo del entrenamiento en altitud.
  • Algunos atletas de élite también usan hipoxia normobárica (altitud simulada) entre exposiciones a altitud real para mantener el estímulo hipóxico a nivel de mar.
  • Los programas de entrenamiento específico durante las concentraciones en altitud deben ser adaptadas a la fase del entrenamiento y a los objetivos individuales de cada atleta en relación al calendario de competiciones.
  • La capacidad de volumen de entrenamiento de cada disciplina entra en juego en la desaturación arterial inducida por el ejercicio, lo cual es un impulsor clave en la liberación de eritropoyetina (EPO).
  • También en altitud puede ser interesante el entrenamiento polarizado.
  • Conviene que los atletas en altitud también desciendan para realizar entrenamientos de máximo consumo de oxígeno (VO2max).  

 FUENTE:

Mujika, I., Sharma, A.P. & Stellingwerff, T. Sports Med (2019). Contemporary Periodization of Altitude Training for Elite Endurance Athletes: A Narrative Review

Otros libros disponibles del autor (Iñigo Mujika), a la venta en Biolaster:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *