Tensión del 50%: La Referencia

La TENSIÓN a utilizar en cualquier aplicación del Vendaje Neuromuscular es uno de los elementos más importantes y controvertidos a la hora de manejarse dentro de los distintos tipos de Técnica; por un lado no existen parámetros exactos que nos den la medida justa de dicha tensión y cuando la vamos a colocar, siempre va a ser intuitiva.

Por otra parte, cuando estás en los inicios de aprendizaje de cualquier aplicación que necesite tensión, no existe término medio, o le damos demasiada bajo el recuerdo de los vendajes funcionales clásicos, o no le damos nada.

Cuando adquirimos la venda es bueno saber qué pretensión o “preestiramiento”:http://www.biolaster.com/news/1267570157 le da el fabricante, el grado de preestiramiento de fábrica; en general un 10%, pero las hay de un 20 y hasta un 25 %, para a partir de ahí ser lo más exactos posible.

Dicho grado de preestiramiento en una venda neuromuscular es el nivel de elongación o estiramiento que adquiere la venda en el proceso de pegado al papel protector. El preestiramiento se produce por causas mecánicas en el proceso de fabricación y es debido a que se tienen que ‘juntar’ la venda de algodón con el papel protector y para ello la tracción del rollo de venda (hay que recordar que la venda es elástica) junto con la tracción del rollo del papel protector (el papel es rígido) da lugar a este efecto.
El grado de preestiramiento es variable en función de la marca de la Venda Neuromuscular y tiene una influencia significativa en la funcionalidad de la venda. Una venda neuromuscular tiene más ventajas cuanto menor sea el grado de preestiramiento y recomiendo por experiencia que éste ronde un grado de preestiramiento del 8-10%, porcentaje mucho menor que el que tienen muchas vendas neuromusculares.

Partiendo de esta base, de que la venda tiene siempre una pretensión previa, obsevaremos que si la despegamos y la dejamos recuperar, automáticamente se encoge unos milímetros con respecto al corte de inicio, por lo tanto, no será lo mismo pegar según vamos soltando el papel protector -ya estamos aplicando un mínimo de 10%- a despegar y dejar recuperar la cinta, previamente a su pegado posterior, pues es aquí donde nos encontraremos con tensión 0% real.

La referencia recomendada, partiendo de la base de que tenemos entre las manos una cinta con un 8-10% de pretensión, sería cuando, una vez roto el papel protector en la mitad de la cinta, al estirarla desde los extremos, observamos que en un momento determinado de dicho
estiramiento la huella de la “S” se observa claramente si la colocamos al trasluz. Es justo en ese momento cuando conseguimos un 50% de tensión. Nuestra mejor referencia.

A partir de ahí, podemos darle un poco más hasta conseguir un 75% o incluso un 100%, o por el contrario, destensarla para quedarnos en un 25% o dejarla en un 50% siempre en función de la Técnica que vayamos a aplicar.

Así que acordaros de este detalle, sobre todo los noveles, a la hora de saber más o menos, en qué tensión de venda nos estamos moviendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *