Errores frecuentes con el Vendaje Neuromuscular

Vaya por delante que no me olvido de los prometidos vídeos,… pero seguimos con problemas técnicos y día tras día, semana tras semana se retrasa, por lo que he decidido añadir un nuevo post a la vieja usanza para no faltar a nuestra cita.

El tema de hoy surge y se me hace recurrente cada verano, además de primera mano pues este año sí he tenido la oportunidad de pasear por la playa y he podido comprobar -como en años anteriores- el auge del vendaje neuromuscular, pues no había un día en que no me cruzara con alguna persona en cuya espalda, hombro, rodilla, muslo… luciera unas vendas de colores en lo que supone algún tipo de aplicación de vendaje neuromuscular o kinesiotaping.

Pero ahí surge también mi pregunta: ¿Esas cintas de colores que veo puestas es Vendaje Neuromuscular? ¿Realmente son aplicaciones correctas tendentes a solucionar un problema concreto?

Y la verdad es que visto lo visto creo que muchos de los vendajes de colores que ves puestos, son cualquier cosa menos una correcta aplicación de una técnica fisioterápica: supuestos “trapecios” que invaden el espacio supraclavicular, “supraespinosos” que terminan en C7, “romboides” que son casi lumbares, “lumbares” totalmente asimétricos… en fin, que si por una casualidad son realmente efectivos
en dichas personas, me quito el sombrero porque técnicamente son un auténtico desastre.

Llegado a este punto, te das cuenta lo importante que es para un correcto manejo del vendaje neuromuscular una buena base de conocimiento anatómico, un buen aprendizaje de la técnica en sí y ¡cómo no! un correcto diagnóstico fisioterápico que justifique la pretendida aplicación. Todo ello en conjunto ayudará a que nuestro paciente pueda mejorar de su patología porque de lo contrario, lo único que vamos a conseguir es crear desconfianza sobre una técnica, la del vendaje neuromuscular, que tantas y tan buenas posibilidades nos ofrece siempre y cuando su aplicación sea correcta en todos estos aspectos.

A nivel técnico y como adelantaba antes, los errores repetitivos que te cansas de ver son por ejemplo, inicios de vendaje para un supraespinoso encima justo de la región acromioclavicular en vez de sobre el troquíter o tuberosidad mayor,
finales del mismo supraespinoso en región cervical sobrepasando ampliamente la escápula, infraespinosos con el mismo problema, no sabes si es un redondo menor o un infraespinoso pues sobrepasan todos sus límites anatómicos y por tanto su función anatómica se verá negativamente afectada.

Sobre la región lumbar, un clásico es ver asimetrías con supuestas vendas colocadas en paralelo para erectores lumbares y cuyo inicio y final de la venda no respetan su espacio natural anatómico.

Sobre la región dorsal es frecuente ver trapecio fibras superiores, con un inicio correcto pero que finalmente se desvían hacia supraclavicular y ahí se quedan… o trapecios que se quedan muy cortos y se confunden con un supraespinoso. Romboides ¡pobre romboides!, que en vez de respetar sus límites por arriba en C7 y por abajo en el borde medial de la escápula -debajo de la espina- aparecen en C3-C4 por arriba y en parrilla costal baja, casi en la 12 costilla por abajo.

En definitiva que mucho de lo que vemos ¡no es vendaje neuromuscular! Son aplicaciones hechas de cualquier manera, posiblemente con buenas intenciones…pero que en definitiva no van a dar un buen resultado la mayoría de las veces y si lo hace será realmente asombroso.

Así que… ¡a repasar anatomía!, aprender la técnica de aplicación lo mejor que se pueda, ensayar una y otra vez sobre uno mismo o sobre voluntarios para hacerlo lo más correctamente sobre pacientes y por ende seguir estudiando y profundizando en diagnóstico fisioterápico para que todo cuadre. Entre todos conseguiremos que cada vez veamos un mayor número de aplicaciones perfectas y además den un buen resultado.

Pdta: Para Alvaro Guerrero Cabezudo, Mónica García Mateos, Concepción García “Seisa”, Sergio Vázquez , Ester Cerezo, Beatriz Ruiz, Jesús Martinez, Luis Reinoso y Ramón Díaz , profesores de Grado de Fisioterapia de la Universidad Europea de Madrid que tanto y tanta anatomía y tan bien nos han enseñado a lo largo de estos años. ¡Mis auténticos cracks!

 

2 opiniones en “Errores frecuentes con el Vendaje Neuromuscular”

  1. Ay, que razón tienes!!!! Yo me encuentro constantemente en consulta pacientes escépticos con el vendaje porque no les ha funcionado (y también profesionales sanitarios, que incluso te dicen que no creen en los vendajes, como si fuera cuestión de fe). Y siempre les digo lo mismo: “el vendaje neuromuscular SIEMPRE funciona, si no funciona es porque no está bien puesto, ya sea por desconocimiento de anatomía, mala aplicación de la técnica correcta, aplicación de otra técnica no indicada, exceso de tensión, o mal diagnóstico…”
    Cualquiera nos podemos equivocar alguna vez, pero hay que ser humilde y avisar al paciente, que si no les alivia absolutamente nada que vuelvan a consulta, porque en algo hemos fallado.
    Un besazo muy grande, Txema!!!

  2. Mari Carmen !!!
    Qué alegría más grande tener noticias tuyas! Genial! Como verás estamos totalmente de acuerdo y es una lucha diaria combatir comentarios como el que apuntas , pacientes que al ver las vendas las descartan porque ya se las pusieron y se le cayeron al dia siguiente, no le hizo nada, le incomodaban desde el primer momento…en fin, todo lo que uno espera no oir sobre esta técnica en la que confío tanto. Pero afortunadamente todo va cambiando a mejor, se conoce más y mejor y de nosotros depende que asi siga siendo . Te deseo lo mejor! Que todo te vaya genial y a ver si nos vemos pronto! Un besazo muy grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *